Efecto coronavirus en Alberdi: Elecciones postergadas

En Belgrano había comicios programados para fines de abril o mayo, pero a raíz de los riegos de la pandemia, la actitud del oficialismo fue posponerlas hasta nuevo aviso. Las otras listas prestaron conformidad

Por Federico Jelic

Lo que en un momento fue un rumor, tomó atisbos de realidad y se concretó. Sin fechas previstas, pero con la sensatez de los tiempos actuales, con riesgos de pandemias y el coronavirus como amenaza principal, en Belgrano la comisión directiva resolvió postergar los próximos comicios para renovación de autoridades, previstos para fines de abril.

Fue el propio oficialismo, con el presidente Jorge Franceschi a la cabeza, el que tomó las cartas en el asunto, y con la cuarentena en marcha (y posibilidades de que sea extendida), nadie a ciencia cierta puede aventurarse a poner alguna fecha tentativa. Porque, en principio, el traslado de comicios iba a tener fecha para mitad de marzo y ahora, hasta nuevo anuncio, ninguna especulación puede darse como válida.

¿Cambia mucho el escenario político en Belgrano con la oficialización de esta noticia? ¿El tablero se modificará drásticamente? Según comentario del club, hubo conformidad también de los dos aspirantes al cargo de la conducción de la entidad de Alberdi: Luis Artime y Armando Pérez. Ambas partes lo entendieron como razonable, aunque el tiempo puede dilatar para mal una campaña proselitista que ya estaba en marcha; o servir de plazo perentorio como para ultimar detalles de la lista. Sin embargo, nadie ofreció quejas al respecto. Pero, igual, a muchos les servirá para rearmar fuerzas búnker adentro y delinear otras estrategias políticas.

Postergación oficial

“La Comisión Directiva del C. A. Belgrano comunica que, en conjunto con las listas que hasta el momento participarán del acto eleccionario, hemos resuelto posponer el llamado a elecciones de autoridades que en principio iban a celebrarse el 25 o 26 de abril del corriente año”, arranca diciendo la misiva oficial. “La decisión tiene como fin acatar las medidas preventivas dispuestas por el Gobierno Nacional, para evitar la propagación del corona virus, con los riesgos que conlleva realizar una actividad que convoca a miles de personas. En este contexto, coincidimos en actuar de manera responsable frente a una problemática que nos afecta como sociedad (…)”.

“Transmitimos a nuestra masa societaria que fijaremos lo más pronto que se pueda la fecha de votación, cuando estén dadas las condiciones sanitarias y se normalice la situación respecto a la salud pública”, continuó el comunicado.

A su vez, marca la intención de formar una mesa de diálogo entre todas las partes interesadas, en función de fijar una fecha conveniente. “Decir también que el parate del fútbol argentino nos pone en un escenario económico muy complejo a todos los clubes. Por lo que invitamos a quienes están interesados en conducir la institución en el próximo mandato, a conformar una mesa de diálogo con el objetivo de establecer estrategias para superar esta crisis y no comprometer el futuro del CAB”.

“Por último, alentar a toda la comunidad pirata a continuar quedándose en casa, ya que es la mejor forma de cuidar a nuestras familias y poder reencontrarnos en Alberdi lo antes posible”, fue la despedida saludable y deseosa de un mejor porvenir.

¿Movimientos en danza?

Hasta el momento, quienes mostraron real vocación de acceder a la conducción del club de Alberdi fueron Artime con su espacio “Belgrano Primero”, al igual que Pérez, como parte de un intento de regresar al poder después de 12 años de gestión como presidente y gerenciador. Hasta allí nada extraño.

Del oficialismo nadie esboza palabra ni opinión, a pesar de que muchos de sus integrantes fueron tentados para sumarse a las filas del “Luifa”. ¿Unidad o alianza? Nada de eso, por el momento. Por el lado de Pérez, no parece haber mucho feeling con la comisión actual, aunque nada debe darse por descartado y menos en este contexto. Porque este paréntesis por el coronavirus puede replantear estratagemas y en la política nunca nada debe darse por perdido. De todas formas, está claro que el oficialismo, con Franceschi no aspirará a una reelección, a pesar del nuevo veranito en lo deportivo que, lamentablemente, cortó la pandemia. Y menos, después de que a pocos días se cumplirá nada menos que un año de la Asamblea General Ordinaria que fuera rechazada por los socios en abril de 2019, es decir, de aquella reprobación general; después de consumarse el descenso, no hubo segunda oportunidad. Ese acto contable y jurídico del club aún sigue en deuda.

De todas maneras, la cúpula directiva no es ajena a la situación actual y hasta ofreció poner las instalaciones del “Gigante de Alberdi”, del predio de Villa Esquiú y la pensión de juveniles de barrio Inaudi, a disposición de las autoridades nacionales provinciales y municipales, en caso de emergencia por el contagio de coronavirus. En esta gestión, Belgrano mostró compromiso permanente con las causas sociales, acciones que le generaron tanto adhesiones como críticas, en la misma proporción, con el subterfugio de desatender al fútbol, actividad principal que sostiene la estructura económica de la institución. Lo cierto es que, ahora, Pérez y Artime tendrán tiempo de sobra para reagruparse y barajar de nuevo, hasta que el coronavirus permita el llamado a las urnas otra vez.