Si la crisis avanza, podrían prorrogar mandatos en UCR

La solución sería polémica pero no sucedería por primera vez

Por Alejandro Moreno

El Partido Justicialista resolvió postergar las elecciones internas, previstas originalmente para el 26 de abril, por el pánico provocado por el coronavirus. La Unión Cívica Radical aún no tiene fecha de internas, pero muy pronto las reglas de la Carta Orgánica comenzarán a apretar definiciones.
La Carta Orgánica de la UCR establece que las elecciones internas para cargos partidarios deben realizarse 30 días antes de la conclusión de los mandatos, y que la convocatoria se hará 90 días antes de los comicios.
Ramón Mestre asumió como presidente del Comité Central del radicalismo cordobés el 6 de septiembre de 2018, y su mandato dura dos años; lo mismo sucede con todas las demás autoridades partidarias, pero el foco está puesto en quién sucederá al ex intendente de Córdoba.
Las elecciones internas, entonces podrían hacerse, a más tardar, el domingo 2 de agosto, para cumplir con el requisito de que pase un mes entre ellas y la asunción de quienes resulten vencedores. A su vez, la convocatoria por el Comité Central tendría que dictarse antes del 4 de mayo.
Todo este calendario debería cumplirse a rajatabla si no hay un acuerdo entre todos los núcleos internos, lo cual, con nueve protagonistas, parece una proeza de difícil concreción. Y ni siquiera puede afirmarse que todos los grupos deseen llegar a una lista de unidad.
Todavía falta un mes y medio para que se encienda el primer plazo, el de la convocatoria, pero la crisis causada por el pánico al coronavirus recién comienza, y los especialistas indican que la situación podría agravarse con el inicio del período de frío.
Con el frío reaparecerá con fuerza, como es tradicional, la gripe común, que causa mucho más estragos que el coronavirus al menos como se lo conoce hasta ahora. Esa situación podría provocar más miedo en la población. ¿Habrá margen para lanzar un proceso electoral interno en la UCR?
Nadie puede aventurarlo todavía, y las elecciones que ya se han caído son aquellas inmediatas, como la municipal de Río Cuarto (postergada hasta el 27 de septiembre) y la interna del Partido Justicialista.
Sin embargo, aburridos por la cuarentena, algunos dirigentes radicales ya especulan sobre el futuro político de su partido.
La prórroga del mandato de las actuales autoridades caería indigesta a muchos radicales que pugnan por armar un frente antimestrista para desplazar al actual presidente, que según algunas versiones intentaría ser reelecto. Después de las elecciones del 12 de mayo del año pasado, incluso, hubo quienes afirmaron que la conducción de Mestre había perdido legitimidad.
Desde el mestrismo desempolvan, en cambio, los antecedentes inmediatos en la Unión Cívica Radical, donde muchos presidentes del Comité Central vieron cómo sus mandatos eran prorrogados.
Por ejemplo, son recordados los casos de Miguel Nicolás, Jorge Font, Alberto Giménez y, especialmente, el de Mario Negri, el archirrival de Mestre por estos años.
Negri fue presidente por tres años, uno más de lo que indica la Carta Orgánica de la UCR, entre 2006 y 2009.
Cualquier medida que se salga de los cánones estrictos de la Carta Orgánica debe ser resuelto por el Congreso Provincial, armado la última vez con mayoría mestrista pero que, con todo lo que ha sucedido, podría calificarse de indescifrable su conformación política.

Atribuciones del Congreso
El artículo 18 de la Carta Orgánica de la UCR establece que son facultades del Congreso Provincial “convocar a elecciones internas en caso de que no lo haya hecho el Comité Central en tiempo y forma o autorizar en caso de urgente necesidad a”, y “modificar los plazos establecidos para el proceso electoral”. También, “resolver en su carácter de máxima autoridad del partido en todo asunto no asignado por esta Carta Orgánica a otro cuerpo partidario, por mayoría de dos tercios de los miembros presentes”. La Mesa Ejecutiva puede tomar esas decisiones, ad referendum del plenario, lo cual ha ocurrido la mayoría de las veces.

Rossi: Aumentan al SEP a pérdida de la Caja

El legislador radical Dante Rossi dijo ayer que el acuerdo salarial cerrado entre el Sindicato de Empleados Públicos y el Gobierno Provincial, con una suba de entre 16 y 17 %, “se realiza a costa del desfinanciamiento de la Caja de Jubilaciones, al bajar los aportes a la misma”.
Rossi puntualizó que “del aumento en febrero se dispone una rebaja en los aportes jubilatorios del 1,5 %, en mayo del 1,75 % y en julio del 1,75 %. Con esta disminución, se le hace sentir un alivio en el bolsillo de los trabajadores estatales, pero a costa de vaciar la Caja”.
El legislador afirmó que “esta metodología se viene expresando desde hace un tiempo; los municipales realizan un aporte del 18 % mientras que los docentes lo hacen en un porcentual del 12,50”.
Para Rossi, “el Gobierno viene desde hace décadas generando un déficit enorme, que comenzó con un festival de jubilaciones anticipadas en la gestión de José Manuel de la Sota, y sigue con este tipo de picardías, que hacen que el hueco previsto para este año sea de más de 22 mil millones de pesos”.
“El oficialismo viene estudiando una reforma, y va pretender hacerle creer a todos los cordobeses que las responsabilidades no las tiene su administración”, concluyó.