Con diálogo encaminado, el Panal se la juega: habrá acuerdo

El presidente alterno del PJ Córdoba, Oscar González, transmitió la confianza que tiene el gobernador para lograr la lista de unidad de cara al 26 de abril.

Por Yanina Soria
[email protected]

Si bien la agenda pública está dominada por un solo tema y pareciera no haber margen para otra cosa que no sea la de atender las derivaciones del coronavirus, la realidad es que la interna del PJ Córdoba desvela a la conducción nacional del Frente de Todos y ocupa a la mesa chica del gobernador Juan Schiaretti.

El 26 de abril debería tener lugar el proceso eleccionario para elegir a las nuevas autoridades del partido, mientras que el 6 es la presentación de las listas. Hasta entonces, habrá tiempo para las negociaciones que prometen ser incesantes hasta último momento.

Tal como anticipó Alfil en su edición del jueves, el diálogo entre el peronismo de Schiaretti y el que responde al presidente Alberto Fernández ya comenzó.

De hecho, según pudo saber este diario, hace unos días el diputado nacional y hombre de confianza del gobernador, Carlos Gutiérrez, le hizo un primer ofrecimiento a la legisladora nacional Gabriela Estévez; una primera propuesta que ya fue transmitida al presidente, pero también a Cristina Fernández de Kirchner. La vice presidentano sólo sigue de cerca los acontecimientos dentro del justicialismo local, sino que será parte de las decisiones que se bajen desde el Frente de Todos a sus interlocutores. El interés de entendimiento entre el peronismo nacional y el provincial, es mutuo.

En diálogo con el programa Día 7 de Canal 10, el presidente alterno del PJ Córdoba, Oscar González, confirmó que las conversaciones ya están iniciadas y habló sobre la plena confianza que existe en el Panal para lograr finalmente una lista de consenso con todos los sectores.

“Creo que no va a haber internas, pero no por el coronavirus sino porque habrá una lista de consenso, de unidad, con representación de todos los sectores del PJ cordobés. Esa es nuestra voluntad, es nuestra predisposición, estamos trabajando para eso”, dijo el actual presidente provisorio de la Legislatura y parte de la mesa chica del mandatario provincial.

Además, confirmó que el diálogo está encauzado y reconoció al senador Carlos Caserio y Estévez como los interlocutores del Frente de Todos.

Un acuerdo político con pincelada electoral

El acuerdo que pretende tejerse entre el peronismo schiarettista y el peronismo kirchnerista va más allá de la puja por los cargos partidarios. Involucra una discusión política mucho más amplia pensando en el futuro de una alianza electoral de cara a los comicios del ´21 pero también del ´23.

Si bien tanto desde el sector que responde al presidente como desde el schiarettismo reconocen que todavía no existe una confianza plena entre ambos mandatarios y que, hasta acá, el vínculo es más bien institucional que político, señalan que la idea es recomponer una relación que se rompió hace años entre el PJ Córdoba y el Nacional. Advierten también que no será un proceso que se logre de un día para el otro y que para ello se necesita tiempo.

Por eso para muchos, mostrar la unidad en Córdoba es un primer paso en esa dirección.

Cómo viene la negociación

La confianza que muestran desde el Panal para lograr una lista de consenso que tendrá al propio gobernador como conductor del partido (condición innegociable que puso el Panal) no significa que, finalmente no haya, por ejemplo, puja en algunos departamentos concretos. Como se viene sosteniendo desde éstas páginas, en el mapa interno del PJ aparecen zonas de alta belicosidad política como Santa María, Colón y General San Martín. Todos quieren arribar a un acuerdo, pero en esas zonas, las discusiones se anticipan complejas.

La lógica que seguirán desde el Centro Cívico es que en aquellas ciudades donde gobierne el PJ sean los propios caciques territoriales los que armen la grilla; mientras que no se disputarán conducciones locales donde el peronismo schiarettista no tenga una representación fuerte, por caso, Punilla. Es un hecho que ese departamento quedará para el senador nacional y su hija, la legisladora Mariana Caserio, actual presidenta del PJ Carlos Paz.

Si bien González fue claro en reiteradas oportunidades al señalar que el reparto de los cargos se hará en función al nivel de representatividad que tenga cada sector, se habla de que Schiaretti estaría disputo a otorgar entre un 20 y un 25 por ciento de los lugares a los “díscolos”.

Ahora bien, resta saber qué estrategia seguirá la mesa chica del gobernador: si ese porcentaje será otorgado como un paquete al Frente de Todos para que luego entre sus dirigentes resuelvan la repartija; o bien, habrá ofrecimientos concretos para Estévez, por un lado, y Caserio por el otro, por ejemplo.