Por qué Alfil Río Cuarto

Por Gabriel Osman

Hace mucho, mucho tiempo, a las descripciones o enunciados sobre la realidad se los formulaban sobre principios de autoridad. Sonaban más o menos así: “La realidad es como nosotros la definimos, y si no es así, peor para la realidad”.
Estos criterios ya han perimido.
Si la materia en cuestión es Río Cuarto vamos a decir, por ejemplo, que es capital de la cuenca sojera más importante de Argentina; que si la producción de esta cuenca del “yuyo maldito” –grosería de CFK- es desagregada del global nacional, se convierte en la quinta exportadora mundial de soja; que esta ciudad es la segunda capital política de Córdoba y formalmente su Capital alterna; y varios etcéteras más.
Es lógico, entonces, que un diario de nicho –pura y exclusivamente política- que nació en la ciudad de Córdoba tenga un primer momento de crecimiento en Rio Cuarto.
Será un diario sobre los problemas y asuntos políticos de Río Cuarto escrito por periodistas riocuartenses, ofrecido como una lectura diversa a la de los distintos medios que ya existen en esta ciudad. Tendrá en su interior la edición que ya circula en el Gran Córdoba desde hace casi nueve años y que también enriquecerá la edición capitalina. Para que también se lea en la prepotente capital. Tan prepotente como lo es Buenos Aires con el interior del país.