Pymes industriales con problemas para sumar mano de obra calificada

Un trabajo privado del sector indica que la escasez de capacidades técnicas de la población es una de las tres causas que explica el escaso dinamismo emprendedor de Argentina que está por debajo de otros países de la región.

De acuerdo a los últimos datos relevados por la Fundación Observatorio Pyme, la creciente escasez de competencias técnicas en la población económicamente activa de Argentina está comprometiendo la productividad del sector y la capacidad emprendedora del país.
La mitad de las Pymes manufactureras que busca contratar personal declara que la dificultad para cubrir las vacantes impacta en la caída de la productividad y un aumento de los costos operativos. Según las declaraciones de los empresarios, este es el efecto más importante, al tiempo que asimismo aumenta la carga de trabajo del resto del personal y dificulta la introducción de nuevos productos y procesos impidiendo el desarrollo de nuevas prácticas laborales.
A nivel más agregado, siempre según el trabajo de la Fundación, la escasez de capacidades técnicas de la población es una de las tres causas que explica el escaso dinamismo emprendedor de Argentina, donde sólo el 15% de la población declara una actividad emprendedora, contra el 20% del Brasil y el 25% en Chile.
Entre 2005 y 2019 las dificultades medias y altas para reclutar técnicos aumentaron desde el 66% al 76%, incluso en un contexto de caída en la demanda de trabajo entre las industrias Pymes. “El drama de la creciente escasez: disminuye la demanda, pero aumenta la dificultad”, agrega el reporte.
Las industrias del sector están requiriendo aproximadamente 10.000 técnicos y universitarios para sus distintas áreas, como ser producción, mantenimiento y reparación de máquinas, control de calidad, logística, sistemas informáticos, etc.
Al consultar por los motivos que explican la dificultad para contratar el personal requerido, es importante destacar que la dificultad de reclutamiento no se explica por la insuficiencia del salario ofrecido por las Pymes (sólo el 30% de los casos), sino por la falta de experiencia de los postulantes (66% de los casos) y la insuficiencia de las capacidades técnicas de los mismos (64% de los casos).
Para la Fundación, la escasez es “tan grande, que aún en un momento de gran recesión como el actual, el 82% de las Pymes industriales manifiestan la necesidad de una mayor vinculación entre las empresas y las escuelas técnicas, ofreciendo visitas de los estudiantes a las empresas y encuentros en la misma escuela, para favorecer el mejor conocimiento recíproco”.
Desde 2017 la Fundación Observatorio Pyme, con el apoyo de su Consejo Empresario, instrumenta el Programa de Vinculación Pyme-Escuelas Técnicas, que busca asegurar la realización de las “prácticas profesionalizantes” de los estudiantes del último año de las Escuelas Técnicas en las empresas.
Con una exitosa prueba piloto en Corrientes, un ejemplo del resultado positivo de esta metodología es el trabajo realizado en el Corredor Norte de la Provincia de Buenos Aires, donde 205 empresas están ya trabajando con las escuelas técnicas del propio territorio para recibir a los “practicantes”, pasando de 60 que recibieron a 199 estudiantes en 2019 a 205 que recibirán 508 estudiantes en 2020.
El programa de asistencia técnica de la Fundación consiste en identificar las Pymes aledañas a las escuelas, la realización de entrevistas-encuesta a las empresas, la conexión de la demanda empresarial de capacidades técnicas y la oferta de las escuelas mediante talleres de trabajo.
Las dificultades para superar son la desinformación de las empresas, las dificultades de los directores de las escuelas para identificar correctamente las empresas demandantes y la falta de tutores capacitados en las Pymes de menos de 30 ocupados.
Siguiendo la metodología de trabajo diseñada por la Fundación, el sector privado productivo coopera con el sistema educativo para la formación de los estudiantes por medio del “aprender haciendo”, el mejor cumplimiento de la Ley de Educación Técnica Profesional bajo la responsabilidad de los Ministerios de Educación provinciales.