Otra vez sopa

El FIT sorprendió con una muestra de unidad para las elecciones naciones de 2019. Pero curiosamente, los dirigentes locales ponían en entredichos la solidez del acuerdo, al menos en el plano local. Las diferencias se presentaban como irreconciliables. Informante: Estalló la izquierda en Río Cuarto.
Periodista: ¿Qué pasó?
I.: Se fracturó la alianza de izquierda presentada días atrás para competir en las elecciones municipales del 29 de marzo.
P.: Otra vez sopa.
I.: Rocío Vieyra, referente local del MST Nueva Izquierda, integrante del Frente de Izquierda Unidad (Frente conformado por el FIT y el MST) cargó tintas contra Guadalupe Fantin, del PO y de IS. “El FIT es un frente que logró construirse sobre la base de acuerdos políticos y metodológicos claros que en esta ocasión fueron desconocidos por estos partidos”, disparó.
P.: Profundice.
I.: Desde el MST dicen que este espacio representa el 40% de los votos de la izquierda en Río Cuarto y tiene un importante desarrollo militante. Aseguran que no se pudo concretar el frente debido a la sed de cargos del FIT, que prefirió quedarse con los principales cargos a mantener la tan importante unidad de la izquierda que logramos hace pocos meses.
P.: Se debilita la izquierda.
I.: Más todavía.