Larreta planea llenar vacío que dejó Macri en Córdoba

El jefe de Gobierno porteño (PRO) tiene firmes intenciones de armarse en el interior y ya mantiene contacto con intendentes locales, independientemente de su sello político.

Por Yanina Passero
[email protected]

Dan por descontado que el expresidente Mauricio Macri saldrá de su pasividad política en poco tiempo. La versión se escucha en cada una de las vertientes de lo que quedó de Cambiemos después de la derrota nacional de octubre. Sus aseveraciones parten del sentido común más que de datos chequeados con el protagonista.
¿El fundador del PRO está dispuesto a dilapidar su consolidación como el referente de un extremo de la grieta? La respuesta de manual indicaría que no para sus allegados y los que no lo son tanto. Pero, hasta ahora, todos matizan las versiones ingresándola a la categoría de la percepción.
Uno de los hombres fuertes de Macri en el PRO, Horacio Rodríguez Larreta, dio muestras de que comenzó a desperezarse políticamente. Lógico: los tiempos de su amigo no son los del hombre que logró su reelección flaqueado por la crisis económica, la subestimación del enojo de la gente y las campañas virtuales del duranbarbismo.
El primer gesto llegó la semana pasada cuando en la sede del Gobierno porteño en Parque Patricios, Rodríguez Larreta firmó un convenio de colaboración recíproca con nueve municipios para potenciar el vínculo e intercambiar experiencias. Entre los presentes, había cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti.
“Los acuerdos suscritos entre el jefe de Gobierno y los distintos intendentes permiten la colaboración recíproca para llevar adelante actividades conjuntas, como la realización de muestras, espectáculos, conferencias, exposiciones, eventos y charlas, incluyendo el dictado de talleres y/o cursos de capacitación”, reza el comunicado emitido.
En buen romance, es una más de las reuniones exploratorias con fines de expansión territorial.
Ese es el plan que Rodríguez Larreta comenzará a motorizar poco a poco. Ayer, por ejemplo, recibió al intendente macrista de Villa Allende, Eduardo “Gato” Romero, con la misma finalidad.
“Gracias por el mate Diego Santilli, símbolo de la amistad; y por abrirnos con Rodríguez Larreta siempre las puertas del Gobierno de la Ciudad. Vamos a seguir trabajando en conjunto para construir lazos que permitan implementar en Villa Allende las políticas que tanto éxito han tenido en la ciudad”, tuiteó el exgolfista.
Sus operadores en Córdoba reconocen que estas fotos son las primeras de varias. Rodríguez Larreta tiene firmes intenciones de armarse en el interior, probablemente, pensando en una eventual candidatura nacional en 2023. Otras fuentes, ya anoticiadas de la jugada, entienden que es natural, pero agregan que se moverá de manera prudente porque debe calzar su relación con el presidente Alberto Fernández.
Otra vez, la provincia mediterránea vuelve a situarse entre las prioridades del PRO porteño. No lo dirán en voz alta, pero son varios los que opinan que los votos no son de Macri per se sino la síntesis del profundo antikirchnerismo que late en el ADN de los cordobeses. Rodríguez Larreta tiene un suelo fértil para empezar a trabajar sigilosamente, también alfiles políticos.
No hay que olvidar que buena parte del PRO cordobés, identificado con la línea de Emilio Monzó a nivel nacional, mira la jugada del alcalde porteño. Incluso, forman parte de su flamante esquema de expansión.
En pocos días, el exdiputado y ahijado político del exintendente de Carlos Tejedor, Nicolás Massot, cumplirá sus funciones en el directorio del Banco Ciudad. La ambulancia de Rodríguez Larreta fue la punta del plan de armado que hoy adquiere nuevas aristas y busca afianzarse en el territorio.
Un dato: no descartan incursiones en la provincia del propio jefe de gobierno porteño para actividades puntuales o de sus adalides de confianza.