Guzmán trata de convencer de reestructurar sin contar el plan

Luis Cubeddu, el jefe de la misión del FMI para la Argentina, dijo que el encuentro con el Ministro fue "extremadamente positivo". Los acreedores privados se quedaron con gusto a poco. Hoy Diputados trata en el recinto el proyecto sobre Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa.

fmiEl ministro de Economía, Martín Guzmán, mantuvo su primera reunión oficial con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Como siempre en estos casos, el organismo la calificó de productiva y buena. Un día antes los acreedores privados e inversionistas se quedaron con gusto a poco después de compartir un encuentro con el funcionario y parte de su equipo.

Ayer, Luis Cubeddu, el jefe de la misión del FMI para la Argentina, dijo que el encuentro con Guzmán fue “extremadamente positivo”. Agregó: “Tuvimos una buena conversación y vamos a comenzar a elaborar los pasos a seguir; el encuentro fue bastante productivo, muy constructivo”.

El venezolano estuvo acompañado por Julie Kozak, directora adjunta del departamento para el Hemisferio Occidental del FMI;  también participó Sergio Chodos, el representante argentino para el Fondo. El eje de la reunión fue empezar a analizar los planes de reestructuración del préstamo de US$57.000 millones que el organismo pactó con el gobierno de Mauricio Macri. Ya entregó US$ 44.000 millones y la administración de Alberto Fernández planteó que no quería el resto.

“Fue una reunión muy productiva. Hablamos de la sostenibilidad de la deuda y de la situación de la economía argentina. Estamos analizando pasos a seguir para la negociación, es un proceso para resolver la crisis de manera integral”, dijo Guzmán, quien confirmó que la próxima semana se reunirá en Italia con la jefa del organismo Kristalina Georgieva.

En paralelo, en la Argentina el oficialismo de la Cámara de Diputados consiguió el dictamen de comisiones del proyecto sobre Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, que el Frente de Todos espera debatir hoy en el recinto junto al de modificación del Consenso Fiscal, que ya cuenta con media sanción del Senado.

La iniciativa autoriza al Gobierno hasta el 31 de diciembre “a efectuar las operaciones de administración de pasivos y/o canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los Títulos Públicos de la República Argentina emitidos bajo ley extranjera, por los montos nominales que determine el Poder Ejecutivo Nacional”.

El dictamen cosechó 27 avales y lleva las firmas del Frente de Todos y los interbloques Federal y del interbloque Unidad Federal por el Desarrollo. El Interbloque Federal confirmó que la bancada apoyará pero reclamará que se incluya el tratamiento de las deudas provinciales. El PRO criticó que ante la ausencia del ministro de Economía, no concurrieran funcionarios de mayor rango con capacidad de decisión propia para responder a los planteos de la oposición.

El presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, confirmó que esa fuerza opositora votará a favor del proyecto para reestructurar deuda pública externa si a cambio el oficialismo asume un “compromiso público” de que abordará en conjunto la problemática sobre el endeudamiento de las provincias con el Estado nacional.  “Queremos un compromiso público del Ejecutivo de que el tema de la deuda de las provincias con la Nación se va a abordar, que tenga un marco de previsibilidad”, señaló.

El escritor Jorge Asís ironizó en su sitio sobre las reuniones de Guzmán en el Consejo de las Américas el lunes: “La cuestión que los ministros de Economía pasan, pero la señora Susan Seagal siempre permanece. Seagal presentó a Gardelito (NR: Guzmán) con su tradicional amabilidad. Como presentó a Dujovne, El Youtuber, a Prat Gay, El Amalito, y hasta a Amado Boudou, El Descuidista.

Guzmán quiso entusiasmar, con escasa suerte, en el desayuno del Council. Volvió a ser víctima de la trampa circular que propone. Pero termina entrampado. Cuando le reclaman la ausencia del plan económico, Gardelito sostiene que primero se debe tratar la reestructuración de la deuda. Pero los acreedores quieren saber qué demonios piensa hacer Gardelito con la economía para saber si aceptan reestructurar”.