Pagar deuda evita problemas y mejora percepciones, pero tiene límites

El Gobierno nacional ya testea a los acreedores para reperfilar la deuda, la estrategia de “pagar mientras tanto” puede enfrentarse con la restricción de los recursos que, por definición, son limitados. El stock de reservas netas comparado con el perfil de vencimientos actual habilita a evaluar esta restricción.

defaultEl Gobierno Nacional decidió encarar el proceso de renegociación de la deuda evitando el default. Para minimizar riesgos derivados de impagos sobre bonos con legislación extranjera y no dar sentido de inferioridad a aquellos regidos por ley local, en diciembre pasado y lo que va enero se pagaron puntualmente los vencimientos de intereses en dólares y prácticamente se lograron refinanciar en su totalidad los que estaban en pesos, aunque algunos inducidos.

La decisión, entre otras causas, se reflejó en el precio de bonos y acciones. Sin embargo, la estrategia de “pagar mientras tanto” puede enfrentarse con la restricción de los recursos que, por definición, son limitados. El stock de reservas netas comparado con el perfil de vencimientos actual habilita a evaluar esta restricción.

La consultora Quantum realizó una estimación del total de vencimientos de capital e intereses del primer trimestre del año e indica que se necesitarían recursos por el equivalente a US$8.100  millones, de los cuales US$ 2.300 millones son en moneda extranjera y US$5.800 millones en pesos. Además, existen vencimientos de provincias y empresas, que también deberán ser atendidos, por un total estimado de alrededor de US$4.300 millones de capital e intereses.

Respecto de los vencimientos pesos de Nación, la consultora indica que, en principio, tienen efectos monetarios, aun cuando se renueven en cabeza del Tesoro y los gaste o los coloque donde queda libre alguna capacidad prestable. Los vencimientos en pesos representan 20% del stock de base monetaria actual, en momentos en que estacionalmente la demanda de dinero disminuye. En particular durante febrero y marzo. Las Lecaps tienen vencimientos crecientes en el trimestre -sumarían el equivalente a US$ 1.600 millones- y los vencimientos recientes se renovaron. Además vencen bonos ajustables por tipo de cambio (dual) y por CER; tests que se vienen en febrero y marzo, respectivamente.



En definitiva, es de esperarse algún mecanismo de neutralización monetaria y complementaria mitigando, en particular, los potenciales efectos sobre la cotización de la divisa externa. Además, cabrá considerar efectos y señales sobre el desarrollo del mercado local de capitales y aquellos sobre potenciales discusiones de comparabilidad de tratamiento entre acreedores.

En el caso de los vencimientos en moneda extranjera, Quantum plantea que si bien no hay vencimientos de capital relevantes en el trimestre, los pagos de intereses suman alrededor de US$ 2.100 millones, de los cuales la mitad son vencimientos con organismos internacionales. Para afrontarlos, hay margen para hacerlo con reservas internacionales del Banco Central (US$ 4.600 millones canjeados por Letras Intransferibles).

Sin embargo, aclara que las reservas internacionales se resienten. Sobre un stock bruto actual de US$ 44.900l millones (al 6 de enero) el stock neto está en niveles de US$ 8.500 millones, descontando el swap con el Banco Popular de China, el efectivo mínimo de los bancos por los depósitos en USD, las tenencias de oro, DEGs y otros conceptos menores.

En este sentido, la recomposición de las reservas requiere el ingreso de fondos a monitorear y negociar, en alguna instancia, de Organismos internacionales y posible acumulación de reservas de otras fuentes, incluyendo compras en el Mercado Único de Cambios efectuadas por el Central. Ambos mecanismos tienen efectos monetarios, salvo recibir fondos del FMI para reservas (“muy difícil en ese periodo”, advierte).

La consultora indica que se debe tener en cuenta que, también, en el periodo vencen obligaciones en moneda extranjera de provincias por alrededor de US$800 millones –capital e intereses- y de obligaciones financieras de empresas por algo más de US$ 3.500  millones (también capital e intereses). En determinados casos, la disponibilidad de recursos para afrontar esos vencimientos por sus deudores es limitada.