Seguridad promete mantener asistencia con fuerzas federales

Sabina Frederic se reunió con los jefes de Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria para analizar la articulación entre los efectivos a su cargo y los que dependen de las provincias.
La ministra y su gabinete buscan obtener un panorama de las necesidades de cada jurisdicción.
Con ese fin, la funcionaria también se entrevistó con su par cordobés, Alfonso Mosquera, quien tras el encuentro aseguró que hubo acuerdo sobre la “imperiosa necesidad” de mantener lazos estratégicos y cooperación institucional. “Las expectativas son las mejores”, sostuvo.

Despliegue
El despliegue de fuerzas federales en Córdoba se afianzó en el tramo final de 2018, tras la polémica que se generó por un operativo de Gendarmería Nacional en un colectivo de la línea 22.
En esa oportunidad, la Provincia confirmó sus objetivos en materia de prevención del delito con la rúbrica de un convenio de cooperación con la Nación para combatir el narcotráfico.
La medida fue anunciada por el gobernador Juan Schiaretti, quien enfatizó que la lucha contra aquel ilícito debe ser una política de Estado.
En ese sentido, recordó que en la jurisdicción los federales se concentran en distribuidores y elaboradores, mientras la policía provincial se enfoca en el narcomenudeo, una dinámica que, según destacó, impone equilibrar esfuerzos.
Durante la presidencia de Mauricio Macri, Córdoba contó con la Nación en materia de seguridad y hubo entendimiento con Patricia Bullrich.
Entre otras medidas, se conformó un comité operativo y se estructuró un plan de acción que incluyó el relevamiento de accesos viales y la intervención conjunta de gendarmes, policías locales y federales en las zonas con mayor conflictividad y violencia.
Ante las críticas de algunos sectores por el pedido de documentos y la revisión de pertenencias de algunos usuarios del transporte público, Mosquera respaldó la actuación de Gendarmería Nacional.
Lo propio hizo el fiscal federal Maximiliano Hairabedian, quien aclaró que las fuerzas de seguridad tienen autorización tanto para solicitar identificaciones como para hacer requisas.
Hasta el momento, a un mes de asumir su cargo, Frederic se concentró en desmantelar la “era Bullrich”.
Entre otros puntos, la agenda de la antropóloga incluye el tema drogas y la semana pasada disolvió Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico.
Ante ello, la UCR – a través de un comunicado firmado por su titular, Alfredo Cornejo- manifestó que se trató del “peor de todos los planes”.
“Desde la cartera de Seguridad hace 20 días que se viene destruyendo lo que hizo la gestión anterior sin contrapropuestas. Por todo eso, exigimos que la ministra Frederic explique cuál será su política en materia de narcotráfico”, precisó la UCR.
Ahora, sobre sus entrevistas con colegas provinciales, Frederic se limitó a informar que se enmarcan en el “programa de seguridad federal” que pretende poner en marcha “por indicación del presidente Alberto Fernández”.
En cronograma de reuniones de Frederic incluyó al bonaerense Sergio Berni, el primero en fustigarla cuando dejó sin efecto previsiones sobre pistolas Taser y armas de fuego.
Sobre los dispositivos de electrochoque, Berni definió como “un disparate” la decisión de Frederic y opinó que hay lugares en donde son imprescindibles.
También fue contundente al referirse a la portación de armas fuera del horario de servicio de los agentes. “¿Cuál es el sentido de evitar que la policía use armas? ¿Vamos a evitar los gatillos fácil porque no porten armas? Es un error”, argumentó.
Cara a cara, Frederic y Berni acordaron crear un Comando Unificado para coordinar tareas en el territorio provincial, que estará encabezado por un representante de cada ministerio y analizará cómo distribuir a los efectivos que ya están asignados en Buenos Aires, las necesidades de cada zona y, si es necesario, evaluará sumar más fuerzas en algunos sectores.