Enero también tiene días lunes

Un mes vacacional y un día con poca oferta se reflejan en la superficie de la agenda veraniega.

Por Gabriel Abalos
[email protected]

La corrupción del tango

Oscar Lajad en “Tango Corrupto”. Lunes de enero en Teatro La Llave.

En la cartelera estival de Teatro La Llave, ubicado en la zona Norte, los lunes destacan la propuesta Tango Corrupto, un espectáculo de música y danza que obtuvo tres premios Ace y otros galardones, y que ya transitó veranos cordobeses. Lo dirige Darío Petruzio y sobresale la interpretación vocal de Oscar Lajad, quien convierte casi en un unipersonal este proyecto que traslada al 2×4 temas populares de otros géneros, como Fiesta de Rafaella Carrá, Corazón con agujeritos de Cris Morena, Hola Don Pepito, un clásico de Gaby, Fofó y Miliki; Mentirosa, Devórame otra vez de las Azúcar Morena y también temas tropicales de Gilda o cuartetos de Rodrigo. Lajad Interpreta, canta, baila y dice con solvencia, echándose al hombro los 75 minutos que dura el show. Participa especialmente la vocalista María José Rojas y suman atracción a la escena los bailarines Rosalía Álvarez y Nicolás Tobares, todo con el firme soporte de un cuarteto orquestal integrado por Mauricio Pregot, Matías Lanfranco, Fausto Salinas, Leonardo Pedrozo. Los arreglos orquestales son de Gustavo Calabrese.

Con esta puesta escénica musical, Teatro La Llave estará iniciando cada semana de enero y febrero en su sala de Av. Gauss 5730 en Villa Belgrano. Siempre en funciones los lunes a las 22 y una entrada a $ 400.



La gira de Dafne

Entre las actividades que se van encendiendo en el mapa de las sierras, circula una serie de presentaciones de la cantante y compositora Dafne Usorach, quien esta noche se presenta en un local transerrano de Nono, el Café Reina Mora, y realiza una gira cordobesa este enero. Nacida en Guatimozín, provincia de Córdoba, Usorach está presentando su último disco, Ritmos de viaje, grabado en estudio móvil. Hace cuatro años que la artista sigue una hoja de ruta nacional en motorhome, en formato solista de Loop Set y secundada por su pareja y productora Victoria Gallegos. Dafne, ha realizado el soundtrack de un documental, ha publicado un libro reciente, ha dictado talleres e integrado espectáculos, además de una serie de producciones discográficas que incluyen tres discos previos: Néctar, Libre en mi raíz y Ego. Las letras de sus canciones se proponen expresar la realidad urgente e inmediata, abordando problemáticas de equidad, discriminación, trata, ecología y otras. Su repertorio también incluye temas del folklore latinoamericano, candombe, cumbia, trova, rock y cancionero popular urbano argentino.

Dafne Usorach tiene pautadas presentaciones en varios puntos de la provincia este enero, ya que su agenda la llevará mañana a San Javier, el miércoles a San José de la Quintana, el viernes a La Bolsa, el sábado a Alta Gracia, y seguirá cantando en localidades como El Durazno, Santa Rosa de Calamuchita, La Granja, Las Calles y otras, para luego pasar a San Luis.

El show de esta noche en Nono es a las 22, en Mitre 61.

Cine en la TV Pública

La televisión pública presenta una programación de Cine Argentino, ciclo que la semana pasada puso en pantalla al recordado filme de Adolfo Aristarain Un lugar en el mundo, de 1992, con Federico Luppi, Cecilia Roth, José Luis Sacristán, Leonor Benedetto. En la emisión de hoy, el ciclo repone otro filme del director argentino, realizado en 2002: Lugares comunes, que en cierto modo tiende una continuidad temática e ideológica con aquel filme de una década antes, con actuaciones de Luppi, Arturo Puig, Mercedes Sampietro. El título que se verá esta noche a las 22 también muestra a Luppi en un protagónico que representa la actitud indomable de un hombre progresista y crepuscular que trata de resistir a los embates de una crisis económica y moral, en este caso la que se desencadenó en 2001 en el país. Aquí su personaje es un veterano profesor de literatura, y su esposa española una asistente social que trabaja en barrios marginales. Sus expectativas se verán afectadas por la jubilación anticipada del profesor, quien pedirá auxilio a su hijo Pedro, que ha prosperado en España cambiando su vocación literaria por la informática. Los protagonistas, tras un corto retorno a Madrid, deciden instalarse en el interior cordobés e iniciar una nueva vida, la que no se da como lo habían planeado. Como en filmes anteriores, lo discursivo prolifera en el guion. Se habla mucho, se discute mucho, y en esas charlas siempre asoma la nostalgia de los ideales políticos propios de la generación de los protagonistas, la misma de Aristarain. El oficio del director y el de los actores contrarresta en parte esa presencia de la palabra que traza cierto maniqueísmo recurrente en la mentalidad generacional argentina, una discusión aún no saldada.