Crisis en Respeto de Río Cuarto

A tres meses de la elección municipal de Río Cuarto, todos los ojos están puestos en el peronista Juan Manuel Llamosas y en el radical Gabriel Abrile, por ahora los principales protagonistas. Sin embargo, en la ciudad del sur provincial ocurren otras cosas, y un colega se lo informó al periodista.
Colega riocuartense: ¿Se acuerda del partido Respeto?
Periodista: Sí, claro, fue una sorpresa en las elecciones del 2016 al ganar dos bancas en el Concejo Deliberante con el 9 por ciento de los votos, aproximadamente.
C.R.: Recordará también que el candidato a intendente, y quien tiró de la lista, fue Pablo Carrizo.
P.: Y quedó de concejal…
C.R.: Dos años, porque los dos concejales electos fueron reemplazados por otra dupla, tal como lo habían acordado antes de las elecciones.
P.: ¿Y adónde vamos con esta charla?
C.R.: Resulta que una mujer levantó una denuncia de violencia de género contra Carrizo y su propio partido anunció que quedaba suspendido. Por ello, en Respeto afirman que Carrizo no puede ser candidato a intendente en las próximas elecciones.
P.: ¿Y él qué dice?
C.R.: En primer lugar, negó las acusaciones, y aseguró que no hay ninguna suspensión. Considera que es precandidato a intendente y manifestó su decisión de ir a elecciones internas contra quien también tenga aspiraciones.
P.: Un lío gordo.
C.R.: Una severa crisis para un partido que llegaba con el discurso de renovación de la política.