Incertidumbre aliancista en Río IV (se vota el 29 de marzo)

Llamosas puso fecha y va por la reelección. La oposición, por ahora, lejos de una alianza

Tras el llamado a comicios para el domingo 29 de marzo, comenzó a acelerarse el ritmo político en Río Cuarto, la única ciudad que elegirá intendente durante el 2020.

En el peronismo parecen haberse despejado ligeras dudas sobre el intento reeleccionista de Juan Manuel Llamosas, tras ser descartadas algunas versiones que indicaban que Adriana Nazario tenía aspiraciones de luchar por la candidatura a intendente. El gobernador Juan Schiaretti acompañó en un acto público a Llamosas llevando dinero para obras públicas, poco después de que quedara expuesto el momento de mayor debilidad del intendente por la renegociación de una deuda municipal por 11 millones de dólares, señalada por la oposición como en riesgo de default.

La administración de Llamosas enfrentó dificultades que el peronismo adjudica a la crisis económica nacional y aún al habitual reclamo de la “herencia recibida” de manos de su antecesor, Juan Jure, mientras que los radicales señalan como dificultades provocadas por imprevisiones y errores del actual oficialismo.

Sin embargo, en el PJ creen que el intendente es el mejor candidato que pueden ofrecer el 29 de marzo. El peronismo consiguió muchas reelecciones a nivel local en el largo calendario electoral de este año, y analizan que con el respaldo de Schiaretti, quien demostró una gran fortaleza electoral, la victoria es muy segura.

Desde la vereda de enfrente no se equivocaron los radicales en apurar el proceso interno, que arrojó como vencedor en las urnas a Gabriel Abrile. De no haberlo hecho, ahora no tendrían tiempo para votar el candidato en las urnas, y deberían zanjar la discusión en la siempre tensa mesa de negociaciones.

De todos modos, la UCR no evitará el desgaste de las discusiones preelectorales, ya que si quiere engordar su caudal electoral, condición que indican sus ambiciones para marzo, tendrá que cerrar acuerdos con los socios de la alianza nacional Juntos por el Cambio.

Por ahora, allí hay problemas. Las tres opciones societarias debieran ser el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI.

El PRO ha manifestado que tiene su propio candidato, el concejal Manuel Betorz. Podría no ser imposible un acuerdo final, pero las relaciones partidarias están dañadas a nivel provincial y no puede esperarse demasiada ayuda.

El Frente Cívico anunció, con aparente mayor vigor, la intención de no integrarse a un acuerdo con la UCR, tal como lo expresó el jefe de ese partido, Luis Juez. El diputado nacional, a quien ya no le sirve seguir vinculado al radicalismo, preferiría cualquier esquema que termine por favorecer al PJ, partido del cual surgió y al que parece querer dirigirse otra vez.

Finalmente, los lilistas discutieron este fin de semana su situación en Río Cuarto sin llegar claramente a una resolución: con los socios mayoritarios desperdigados, al menos por ahora, evalúan la conveniencia de apostar a un candidato propio para potenciar hacia el futuro o de trabajar por acuerdos parciales.

Los plazos

La campaña electoral en Río Cuarto ya está abierta, aunque las fiestas de fin de año y el verano le restarán impulso hasta el bimestre final.

El 29 de marzo, los riocuartenses elegirán intendente, 19 concejales y 4 tribunos de cuentas. El plazo para registrar las alianzas en la Justicia Electoral Provincial vence el 30 de enero, y habrá tiempo hasta el 10 para presentar las listas de candidatos.