Conflicto por concursos irregulares en Odontología

El juez Vaca Narvaja suspendió por 180 días dos concursos convocados por la decana Mirta Lutri. Son para cubrir dos cargos jerárquicos que no existían y muchos presumen que son para “pagar” impugnaciones a asamblea electorales cuyos resultados terminaron en la elección de Héctor Gatti como secretario general del gremio no docente.

Por Gabriel Osman

Decana Mirta Lutri – Héctor Gatti

Un conflicto de proporciones aunque sobre temas relativamente menudos, se ha armado en la Facultad de Odontología de la UNC, salpicando a áreas rectorales pese a que nada tenga que ver con estos desaguisados el Rectorado y, mucho menos, el rector Hugo Juri, un funcionario particularmente pulcro como para refrendar procedimientos irregulares.

Expliquemos. Se trata de dos llamados a concursos en la planta administrativa de la Facultad que gobierna la decana Mirta Lutri, que luego del llamado de la titular de esta unidad académica, derivaron en planteos administrativos y amparos en la Justicia Federal, en ese orden, más precisamente en el juzgado de Miguel Hugo Vaca Narvaja.

Facsímil de la resolución del juez Vaca Narvaja.

El conflicto se dispara con dos resoluciones decanales: la número 604 del 19 de noviembre (Nº 604), de concurso para cubrir el cargo 366-1 para cumplir funciones de director general administrativo; y otra de la misma fecha (nº 605) de similares alcances para cubrir el cargo de director general asistencial.

Estos cargos no existían en la planta y, lo que trasciende con insistencia, es que fueron creados para cumplir acuerdos electorales en el marco de los comicios electorales internos de comienzos de 2019. Es más, los cargos y los concursos mismos están direccionados para beneficiar a Gotusso y Verónica Huespe. Recuérdese que esta última suscribió el acta de la asamblea de la Junta Electoral que fue impugnada por el MUN, agrupación en la que revista Gatti, que luego del tumultuoso proceso electoral terminó en la secretaría general del gremio.

Lo que primero aparece como sugestivo es la designación del jurado del concurso es el nombramiento como integrante de Nora Alicia Smith, como representante del personal de la dependencia. Se trata nada menos que de la esposa del secretario general del gremio no docente, Gatti, un funcionario ubicuo si los hay porque además de capo de la Gremial San Martín, es subsecretario de Administración en la UNC. Una paradoja inexplicable porque funge, al mismo tiempo, de empleador y empleado en cualquier negociación paritaria. Y, como pareciera, sus influencias llegan a todos los rincones de la casa de estudios.

Luego de agotarse la vía administrativa, los presuntos damnificados radicaron un pedido de amparo ante el juzgado federal que conduce Vaca Narvaja, que fue respondido en forma concluyente por el magistrado el fin de semana pasada.

El juez de marras ordena a la UNC, Facultad de Odontología, “a fin de que mantenga la suspensión de los efectos de la Resolución RD 604/19, dispuesta mediante providencia de fecha 12/12/19 (fs. 70/1), bajo apercibimiento. La presente medida se dicta por el término de seis meses”.

Hay dos expresiones del magistrado que parecen terminantes sobre las razones que invocan los demandantes. 1) “Sin que esto importe adelantar criterio sobre el fondo de la cuestión planteada, que de los extremos invocados y documental acompañada, resultaría prima facie la verosimilitud del derecho invocado”. 2) “En los términos que para la presente cautelar se requiere, esto es de fuerte posibilidad de que el derecho exista”.