La escolta de Bullrich, nueva pelea del PRO local

El ex presidente Mauricio Macri eligió a una ministra con alto perfil durante su gestión para comandar su partido que, desde el 10 de diciembre, debate su reconstrucción en la trinchera de la oposición. Para el segundo puesto en la orgánica partidaria buscan a un dirigente reconocido y que represente al interior.

Mientras la mirada nacional se concentra en las medidas que tomará el presidente Alberto Fernández para paliar la crisis, en el macrismo nacional reconocen que se encuentran dedicados al 100% a la reorganización del PRO. Tras la designación de la ex ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, como la presidenta de la fuerza política que fundó Mauricio Macri para competir en las elecciones porteñas, las discusiones se concentran en el resto de la orgánica.

En Córdoba, la distribución de cargos se seguirá con atención porque dará una pista aproximada del partido que imaginan sus popes en el nuevo escenario opositor. Desde la provincia, un sector influenciado por el extitular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, insiste en la apertura y democratización del espacio en la toma de decisiones. Como se sabe, con el pedido quieren dejar en claro que no están de acuerdo con los asesores estrella de Macri, empezando por Marcos Peña.

La principal interesada en retener el lugar que se discute es su actual titular, Laura Rodríguez Machado. La senadora es vicepresidenta del PRO nacional en virtud de la confianza ganada entre quienes manejaron los hilos de la Casa Rosada durante los últimos cuatro años, pero especialmente por la buena relación mantenida con el actual titular del macrismo, el misionero Humberto Schiavoni.

La dirigente peleará por su continuidad, como han dejado trascender desde su entorno. Se supone que la escolta de la flamante presidenta del PRO nacional debería surgir de la provincia que le entregó a Macri seis de cada 10 votos el domingo electoral de octubre. Sin embargo, la decisión está atada a la solución de otras variables que exceden la voluntad de los particulares.

Fuentes con oficina en Buenos Aires y que frecuentan a Macri con regularidad confirmaron a Alfil que buscan un candidato con condiciones específicas para acompañar a Bullrich. A saber: el perfil público del candidato debe ser alto, preferiblemente que represente al interior y, como requisito excluyente, que representa a Macri. Consultados si el candidato o candidata tiene domicilio en Córdoba, prefieren sembrar dudas.

Los monzoístas cordobeses no se meterán en esa pelea porque, como se observa, no cumplen con la ficha del candidato ejemplar. Incluso, anticipan que desde el entorno de exjefe de Estado miraban a la dirigencia de Santa Fe como una buena opción. Los siete congresales por Córdoba concentrarán la pelea y alguna comisión.

Hoy, en Buenos Aires, el PRO nacional hará un ágape de fin de año y es probable que haya mayores presiones sobre el futuro esquema interno de la fuerza. Decíamos, cómo se resuelve la puja terminará incidiendo en la reorganización del partido en Córdoba, fuertemente dividido por una interna nacional entre Peña y Monzó. Macri saludó a los dirigentes del PRO Córdoba en el acto organizado por la diputada Soher El Sukaria. Son gestos virtuales que marcan profundizan esa vieja grieta.