Natalia de la Sota priorizó vínculo con PJ Córdoba e inicia recorrida

Cuarta en la línea sucesoria del gobernador, la legisladora no viajó a Buenos Aires para la asunción de Alberto Fernández, pero se habría reunido antes.

Por Bettina Marengo
[email protected]

En equilibrio entre su condición de peronista de Córdoba, como suele reivindicar, y su apoyo al hoy presidente Alberto Fernández, que le dispensó trato especial durante la campaña electoral, la legisladora provincial Natalia de la Sota comenzó a recorrer la provincia en búsqueda de un posicionamiento político dentro del PJ que la deje bien parada en los (futuros) tiempos de recambio.
La semana pasada estuvo en una localidad del departamento Marcos Juárez, Los Surgentes, donde por primera vez, al menos oficialmente, una avenida fue denominada Gobernador José Manuel de la Sota. Suponen en el entorno de la legisladora que esta nomenclatura para calles y avenidas se repetirá el año próximo, a medida que se acerque el segundo aniversario de la muerte del exmandatario, que perdió la vida en un accidente de tránsito el 15 de septiembre de 2018. La idea es recorrer la provincia como lo hizo en la campaña, dicen los colaboradores de la legisladora.
En el marco de la tensión entre Alberto Fernández y el gobernador Juan Schiaretti, la dirigente por ahora se recostó en el calor del gobierno provincial. Causa o consecuencia del guiño que recibió del schiarettismo, que la consagró vicepresidenta de la Legislatura provincial para el nuevo período legislativo. Se trata del cuarto lugar en la sucesión del gobernador y tercero de la unicameral, un rol que (sin contar el segundo lugar para el que fue elegida la vicegobernadora del tercer gobierno de De la Sota, Alicia Pregno) según los estudiosos no ocupaba una mujer desde la radical María Teresa Merciadri de Morini, quien fue diputada provincial entre 1963 y 1966.
De la Sota dedicó el martes 10 a Córdoba: asistió a la mañana a la asunción de Martín Llaryora como intendente de la ciudad de Córdoba y a la noche a la tercera jura de Schiaretti como gobernador provincial. No viajó a la asunción presidencial de Alberto Fernández, pero comentó y dio apoyo en su cuenta de Twitter.“Escuchar el discurso del presidente @alferdez nos renueva la esperanza a todos los que deseamos profundamente construir la Argentina del encuentro, de la paz y de la inclusión”, posteó.
No se conoció si el flamante presidente le ofreció algún cargo concreto en su gabinete nacional, pero habría habido un encuentro con Alberto previo a la asunción en Buenos Aires (el último había sido durante la campaña electoral, cuando grabaron un video interpretando un tema de Lito Nebbia juntos), y también con dirigentes del entorno del jefe de Estado, que la legisladora prefirió mantener en reserva.
“Enfocada en Córdoba y apostando a la unidad”, afirman cerca de ella, y destacan que del tridente Alberto-Cristina Kirchner-Sergio Massa, tiene buena relación con todos, pero más fluida con el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, por la historia de alianza con su padre. De ese vínculo, más que de Alberto, sostienen en el Frente de Todos, vendría algún cargo nacional con sede en Córdoba para la legisladora. Por lo demás, Massa es probablemente un presidenciable a futuro, que necesita cabeceras de playa en esta provincia.
En el reparto de cargos nacionales, claramente la legisladora no estará sola. Finalizadas las designaciones de primeras y segundas líneas del gabinete nacional, comenzarán ahora a despejarse las negociaciones sobre los casi 400 lugares que la administración nacional tiene en la provincia, sobre todo de los más importantes. Aunque algunos dirigentes están más interesados en ejecutar programas concretos en Córdoba que quedarse con un cargo en particular. Por caso, el manejo del plan contra el hambre en la Provincia, que tendrá fuerte financiamiento nacional, concita el interés de organizaciones sociales pero también de kirchneristas, albertistas y peronistas.