Asoma rebelión de intendentes por elección de mestrista Grich

Algunos amenazan con fracturar el Ente de la UCR. Enojo con la votación.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

La elección del mestrista Ariel Grich como presidente del Ente de Intendentes no calmó la interna radical, y por ello ayer surgieron voces que cuestionan lo que se resolvió y que, incluso, anticipan una fractura.
El mestrismo celebró que colocó en los principales cargos del Ente a miembros del grupo Confluencia, pero algunos de los que observaban con desagrado la continuidad de esa hegemonía y que ella se lograra con la votación de los intendentes salientes, en vez de los entrantes, levantaron sus voces de protesta.
Un dato llamativo es que así como los mestristas anunciaron oficialmente que el intendente de Hernando, el deloredista Gustavo Botasso, había sido elegido prosecretario general, este ayer consultaba con dirigentes de su grupo, Marea Radical, y con otros colegas del departamento Tercero Arriba, si aceptará o no la oferta.
Daniel Salibi, el intendente de Mendiolaza, encabeza la rebelión de los no mestristas que se oponen a lo decidido por el Ente en la asamblea del lunes.
En un comunicado que compartió con otros intendentes, expresó: “No termino de entender la actitud del mestrismo de seguir dividiendo y provocando situaciones de disconformidad entre intendentes, dirigentes y correligionarios”.
“Ante está situación, un grupo de intendentes hemos tomado la decisión de reunirnos después que asumamos en nuestras intendencias nuevamente, más los nuevos, solicitar que se revea está designación de autoridades y reunirnos todos los intendentes que quedamos, y en conjunto buscar un consenso solo entre los intendentes, sin dejar participar a nadie más”, señaló; lo último, en relación a interferencias de referentes internos para la votación en el Ente.
“De no recibir una respuesta favorable a este pedido lógico, formaremos otro grupo de intendentes radicales que, sin importar al núcleo interno que pertenezcan, piensen primero en lo institucional, ya que fue el objetivo principal de cuando fue creado el foro de intendentes radicales”, agregó.

Ferrer
El intendente electo de Río Tercero, Marcos Ferrer, puede esgrimir que administrará la ciudad más importante que le queda al radicalismo para los próximos años (salvo que Gabriel Abrile consiga destronar a Juan Manuel Llamosas en Río Cuarto, en 2020).
Ayer, consultado por Alfil respecto a la decisión del Ente, consideró que “es poco saludable y no es bueno para el partido”. “Es un retroceso”, remarcó. Para Ferrer, debieron votar los intendentes que inician sus gestiones en diciembre. “Es antinatural que voten las autoridades salientes”, opinó.
Ferrer acusó que a los intendentes entrantes “no se nos ha respetado, y eso no contiene, sino que divide y fractura, justo en el peor momento histórico del radicalismo”.
¿Se incorporará al Ente, o participará de la posible fractura? “Mi posición respecto del Ente la estoy analizando; si le conviene a mi ciudad, o no”, respondió enigmático.
“Soy radical, no voy a permitir que me atropellen, por lo que buscaré un posicionamiento en el partido para dar la discusión interna”, avisó.

Grich
Mientras tanto, el nuevo presidente, Ariel Grich, quien debe iniciar hoy su mandato anual (lo reemplazará luego otro mestrista, Oscar Saliba), declaró a LV 16 que el “el principal objetivo es estar al lado de los jefes comunales e intendentes que tienen dificultad para pagar sueldos y aguinaldos”.
Grich adelantó que hablará con funcionarios del gobierno provincial para “conseguir un oxígeno financiero” para esos municipios y comunas.
Luego, contó que en una reunión del Ente prevista para la semana que viene “vamos a trazar las metas para el próximo año”.
“En esta ocasión seguiremos trabajando para lograr una muy buena gestión de todas las comunas y municipios para que llegue la obra pública a cada uno de los lugares”, dijo.