UCR arriesga hoy la unidad de intendentes y legisladores

Hoy se debe eligir el presidente del Ente de Intendentes y resolver si habrá uno, dos o cuántos bloques en la Legislatura provincial.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El radicalismo cordobés tomará hoy dos definiciones de alto impacto interno: elegirá el presidente del Ente de Intendentes y decidirá el aspecto de la representación legislativa provincial. Ayer muy pocos creían que fuera posible alcanzar la unidad.
La sucesión de Ramón Mestre en la Presidencia de la UCR no es sencilla, porque al perderse la Municipalidad de Córdoba recién aparecen en el ranking provincial de las ciudades más pobladas (de electores, que es lo importante) las radicales Río Tercero y Bell Ville en el séptimo y octavo lugar. Esto indica que no hay un intendente que pueda ejercer un liderazgo indiscutible sobre los demás, lo que obliga a buscar un consenso que, hasta anoche, parecía complicado de lograr.
El mestrismo pretende quedarse con el control del Ente aunque su jefe haya dicho públicamente que no jugará en la sucesión.
El mandato de Mestre concluye el miércoles 4, por lo que hoy debe votarse a las nuevas autoridades. El problema que señalan los no mestristas y antimestristas es que la elección será, entonces, una atribución de los que concluyen sus gestiones el 10 de diciembre, y no de quienes serán intendentes en el período 2019-2023.
Uno de los candidatos del mestrismo sería Ariel Grich, el intendente de Monte de los Gauchos, una pequeñísima localidad del sur provincial que no llega a los mil habitantes.
La elección que consideran anticipada y el nombre del supuesto favorecido disgusta a los no mestristas, que amenazan con ni siquiera ir a participar de la asamblea electoral convocada para las 15 en la Casa Radical.
Otra opción del oficialismo sería Oscar Saliba, el intendente de Huinca Renancó, quien no caería tan indigestivo a los opositores del actual presidente del Ente.
La falta de acuerdo colocaría al Ente en una situación de crisis que podría conducir, en una fase dramática, incluso a la ruptura de un organismo que es clave porque negocia (fundamentalmentes fondos) con el Gobierno provincial.

El bloque
Por la mañana, la Casa Radical será escenario de la resolución de la interminable interna por el o los bloques en la Legislatura. La división que se dio en el Concejo Deliberante -con el negrismo, el macrismo y el juecismo, por un lado, el mestrismo por otro y, quizás, el deloredismo por el suyo- es un preludio de lo ocurriría hoy con los legisladores provinciales.
Un acuerdo parece una misión imposible. Los mestristas y sus aliados serían el bloque de la UCR, los negristas con sus socios armarían el suyo sin dejar de intentar la incorporación de los macristas y la representante de la CC-ARI. La deloredista Elisa Caffaratti es una duda porque no se sabe con cuál de los dos jugará, o si buscará otro camino, y el alfonsinista Dante Rossi oscila entre el grupo que encabeza el mestrismo y la soledad.
El plazo de hoy parece fatal porque la sesión preparatoria de la Legislatura es el próximo jueves.

 

Practican un frente opositor a que UCR siga en Cambiemos



Un grupo variopinto de dirigentes analizó el sábado en la Casa Radical el futuro del partido, y llamó a formar un “frente de agrupaciones radicales” contraria a la permanencia en la sociedad con el PRO.
La coincidencia fundamental entre ellos es la necesidad de “recuperar la identidad ideológica” de la UCR, la que consideran que se ha “desdibujado por el rol pasivo que la dirigencia nacional mantuvo durante los últimos cuatro años”, lapso en que fue aliado al PRO en Cambiemos.
Del encuentro participaron el presidente de la Convención Nacional de la UCR, Jorge Sappia, y dirigentes como Sergio Piguillem (Asamblea Radical), Dante Rossi (Identidad Radical), Miguel Nicolás (Fuerza Renovadora) y Javier Fabre (Línea Córdoba).