Pihen y triunvirato de adjuntos: convivencia albertista-schiarettista

Hoy asume la nueva conducción de la CGT Regional Córdoba con mandato por cuatro años. Expectativa por el nuevo gobierno nacional y conflictividad manejable con Centro Cívico.

Por Bettina Marengo
[email protected]

Esta tarde asume la nueva conducción de la CGT Regional Córdoba, encabezada por el estatal José Pihen como secretario general, a quien secunda un triunvirato de adjuntos integrado por Ilda Bustos, secretaria general del gremio de los Gráficos, Raúl Ferro, secretario general de La Bancaria y José Porras, secretario adjunto de Smata.
Se trata de una conducción heterogénea donde convivirán albertistas y schiarettistas, pero cuya dirigencia en general tiene de movida una alta expectativa en relación al gobierno nacional que encabezará Alberto Fernández. Con matices, los cuatro primeros de la CGT apoyaron su candidatura presidencial.
Esta mirada positiva sobre el futuro jefe de Estado contrasta con la que tuvo la Regional Córdoba en relación a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, también peronista. Con los gobiernos de CFK, salvo durante la conducción de Carmen Nebreda, la central tuvo una posición fría, adoptando la línea del PJ provincial y del gobierno de Córdoba.
Desde el punto de vista del Centro Cívico, el que asume hoy es un secretariado que promete niveles manejables de conflictividad, con un legislador oficialista e histórico PJ como Pihen en el vértice. Para “Pepe” se trata de su segundo mandato como secretario general, luego de un período como adjunto del fallecido Omar Dragún, tradicional dirigente de Smata. Si bien proviene del ala delasotista, el reelecto secretario general mantiene con la mesa chica del gobernador Juan Schiaretti un vínculo de negociaciones y consensos en el marco del equilibrio de su doble función de oficialista y representante de los empleados estatales.
En cambio, Bustos y Ferro, kirchneristas de las primeras horas, son dirigentes críticos con el gobierno provincial, cuestión que le costó a la dirigente Gráfica su lugar en la lista de legisladores provinciales de Hacemos por Córdoba en las lecciones de mayo pasado. La gráfica se acercó luego al espacio de Carlos Caserio que militó por la candidatura de Alberto Fernández, en “rebeldía” con la actitud prescindente que tomó el Centro Cívico.
La jura de las autoridades que se realizará hoy a las 18 horas en la sede de Smata (27de Abril 663) es la finalización de un proceso de normalización que se adelantó al que se debe la CGT nacional, sumida en pujas por reparto de poder. La central obrera estuvo bajo la jefatura de un triunvirato integrado por Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, hasta que el último renunció. El proceso de normalización podría darse recién a mitad del próximo año, cuando no más adelante. En cualquier caso, las relaciones entre la Regional Córdoba y la CGT nacional no son fluidas y prácticamente no hay participación de la segunda sobre las decisiones de la primera, cosa que los cordobeses festejan. Los tres dirigentes fueron invitados al acto de hoy, pero lo más posible que no vengan, aunque el secretario del Interior de la Regional Córdoba es Leandro Arébalo, un dirigente del gremio de las estaciones de servicio como Acuña.
Para parte de la nueva conducción de la Regional, Sergio Palazzo, el secretario general de la Asociación Bancaria y creador de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT), es más referencia nacional que “los gordos” de la CGT. Esto es así al menos para los varios secretarios que pertenecen o simpatizan con la CFT, línea interna peronista de la CGT nacional, cercana al kirchnerismo-cristinismo y hoy a Alberto Fernández, y crítica de la conducción cegetista.
Palazzo fue uno de los impulsores de Ferro para una de las tres secretarías adjuntas que desde esta tarde tendrá la Regional Córdoba. Además del dirigente, la adjunta Bustos, el designado secretario Gremial (de Producción), Luis Bazán del gremio de la Alimentación, Alejandro Rossi, del sindicato de la Televisión y futuro secretario de Derechos Humanos, también son cercanos a la corriente crítica de Palazzo, entre varios otros. Otro gremio importante representado en la grilla es Judiciales, cuyo titular Federico Corteletti asumirá como secretario de Prensa. Judiciales integra nacionalmente el espacio de Palazzo, aunque no el gremio provincial.
Sin marco nacional, los organizadores esperan la presencia del ministro de Trabajo de la Provincia, Omar Sereno, quien podría continuar en ese puesto durante el tercer mandato de Schiaretti, y posiblemente del ministro de Educación Walter Grahovac (quien también continuaría en el cargo), por su origen gremial como exsecretario general de la Upec.
Otro tema a resolver a futuro es la relación de la normalizada Regional con las otras centrales obreras y organizaciones de trabajadores. En la CGT consideran que ni la Rodriguez Peña ni las CTA ni las 62 Organizaciones ni el sector que lidera Pablo Chacón están en condiciones de disputarle el patrocinio de los principales gremios de Córdoba, y que el escenario de formalidad que mostrará hoy la central así los indica.
Sin embargo, observan de cerca el proceso de Luz y Fuerza, que celebrará elecciones en pocos días con su titular Gabriel Suarez imputado por supuesto defalco, y aguardan señales de Sueom. El gremio de los municipales, a cargo de Beatriz Biolatto, fue el único que no firmó la impugnación presentada por otros gremios extra Regional contra la elección que derivó en la actual conducción de Pihén y el triunvirato de adjuntos.