Lennon lo dijo

A más de 50 años de la salida del tema “Sexy Sadie” de los Beatles, se ha estrenado en Netflix el documental “Bikram: Yogi, gurú, depredador”, que relata el surgimiento, el esplendor y la caída de Bikram Choudhury, el fundador de una escuela de yoga en Los Ángeles acusado de agresión sexual.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

En el disco de los Beatles publicado en 1968 y conocido como “The White Album”, aparece una canción de John Lennon que, más allá de aportar una melodía dulce y complaciente, lanza un mensaje demoledor sobre un personaje que llegó a ser muy importante para el grupo. El tema se titula “Sexy Sadie” y refleja la desilusión de Lennon con respecto al gurú Maharishi Mahesh Yogi, un líder religioso nacido en la India que llegó a Estados Unidos a comienzos de los años sesenta para enseñar técnicas de yoga, dentro de la línea de pensamiento denominada Meditación Trascendental.
La presencia del gurú en el continente americano coincidió con el desarrollo y el apogeo de la cultura hippie que, además de predicar la paz y el amor, manifestaba cierto embeleso por las religiones orientales, cuyo sustento estaba en la convivencia armónica con el universo y la necesidad de controlar las urgencias del cuerpo para alcanzar un estado trascendente. Estas prácticas impregnaron el movimiento juvenil con epicentro en California e inspiraron a muchos referentes de la contracultura, que viajaron a la India para encontrar allí la fuente de esas creencias que tantos acólitos empezaban a tener.
Después de la muerte de su manager Brian Epstein, cuando debieron afrontar la búsqueda de un norte hacia el cual dirigir sus vidas y su carrera, los Beatles se sumaron a este fenómeno generacional y, debido a la influencia que tenían sobre sus contemporáneos, confirmaron la fuerza de esta tendencia. A partir de la conversión de George Harrison, quien había viajado a la India hacia finales de 1966, el resto del cuarteto propició un acercamiento al hinduismo, al igual que muchos otros músicos y artistas de la época, incluyendo en el contingente a algunas de las jóvenes promesas de Hollywood.
A comienzos de 1968, invitados por el Maharishi Mahesh Yogi, los Beatles realizaron un retiro espiritual en Rishikesh, en las estribaciones del Himalaya. La experiencia, que además sirvió de marco para la composición de varias de las canciones de “The White Album”, culminó en un escándalo cuando John y George escucharon rumores de que el gurú había intentado violar a la actriz Mia Farrow, quien también tomaba parte de las prácticas de la meditación. Tras increpar al maestro por su actitud, Lennon escribió los furiosos versos de “Sexy Sadie” (Sádico sexual), donde lo acusaba de volver “tontos a todos” y de “romper las reglas”.
A más de 50 años de la salida de aquella canción, se ha estrenado en Netflix el documental “Bikram: Yogi, gurú, depredador”, que tiene no pocos puntos de contacto con aquella pieza del repertorio beatle. La película relata el surgimiento, el esplendor y la caída de Bikram Choudhury, fundador de una escuela de yoga en Los Ángeles a comienzos de la década del setenta, precisamente en tiempos en que el hinduismo había ganado popularidad entre la farándula. En base a un método consistente en una serie de 26 posturas, Bikram se convirtió en una celebridad más dentro de la colonia artística, de donde provenían muchos de sus seguidores.
Lo que expone el documental, disponible a través del streaming, son las denuncias por abuso, agresión sexual y homofobia que realizaron alumnos y colaboradores en contra de quien llegó a ser la cabeza de un imperio comercial cuya actividad giraba en torno al yoga. Y reflota los fantasmas que rondan siempre alrededor de estos líderes religiosos que tan proclives son a caer en la manipulación y a los que tempranamente John Lennon desenmascaró en un tema musical que, tras ver el filme de Netflix, cobra una actualidad inesperada.