Macri cierra ciclo presidencial en ícono del “cambio”: Fadea

El próximo miércoles, el Presidente cumplirá su última visita oficial antes de entregar los atributos a su sucesor, Alberto Fernández.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

El presidente Mauricio Macri regresará esta semana a Córdoba, según anticiparon fuentes macristas que se entrevistaron con él en la seguidilla de reuniones del viernes pasado que, entre otras cosas, terminó con la designación de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, como nueva jefa del PRO nacional.
Una de las acciones que permitirán sopesar la importancia que Macri dio a la provincia en su estrategia política y electoral quedará representada en el número de visitas oficiales. De no mediar cambios de agenda, este miércoles se contabilizará la gira 26.
El candidato que logró seis de cada 10 votos cordobeses en octubre eligió un lugar icónico para la que será la última incursión como jefe de Estado antes de entregar los atributos a su sucesor del Frente de Todos, Alberto Fernández. La Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín (Fadea) será el escenario del último mensaje institucional de Macri para los comprovincianos.
En varias oportunidades, el mandatario hizo escala en la empresa a la que definió como “la síntesis perfecta de lo que está pasando en todo el país”. En la antesala de la campaña por las PASO, explicó su metáfora así: “Fadea era un depósito de chatarra: en 10 años no habían construido un solo avión y este gigante adormecido revivió y en tres años y medio hizo tres nuevos aviones Pampas; además, tiene récord de facturación”. Y agregó: “Fadea pasó de ser víctima del vaciamiento y la mentira para ser un orgullo nacional”.
Probablemente, utilice el ejemplo de Fadea con renovados fines políticos, los del líder de la oposición. Desde los hangares extenderá la invitación a cuidar lo logrado. Después del acto simbólico, el complemento lo dará la política porque hasta el cierre de esta edición la siguiente actividad de Macri sería un encuentro político con intendentes.
Como hiciera el fin de semana largo en Mendiolaza, el fundador del PRO encarará esta campaña interna para enviar señales a aquellos que todavía dudan de su vocación política, ahora en llano. El 40% de los votos que logró en octubre debería ser catalizador de la interna amarilla, pero la designación de Bullrich al frente del espacio demuestra que Macri deberá hacer concesiones.
Un detalle no menor es que Humberto Schiavoni y Francisco Quintana, dos hombres de confianza del jefe de Gabinete Marcos Peña, hayan quedado afuera del máximo cargo partidario por sugerencia del Presidente. No estuvieron en la reunión del viernes pasado con los referentes partidarios de todo el país, en cambio, sí la protagonizaron dos emergentes de la fuerza como Horacio Rodríguez Larreta por ser el único del proyecto Triple Reelección que la logró; y María Eugenia Vidal, por el nivel de buena imagen pública nacional que aún ostenta.
Bullrich tiene buena relación con todos los sectores del PRO y, en el caso cordobés, la designación trajo alivio porque la actual conducción del espacio desde Darío Capitani, pasando por sus colaboradores como Javier Pretto, Nicolás Massot y Gabriel Frizza se encuentran trabajando en la línea que a nivel nacional se referencia con Emilio Monzó y Rogelio Frigerio. El supuesto desplazamiento del peñismo fue celebrado como una pequeña victoria de cara a la reorganización interna que, para los cordobeses, está programa recién para el segundo semestre de 2020.
En ese contexto, Macri deberá avocarse a la situación interna del espacio que antes desligó en su asesor estrella y el consultor Jaime Durán Barba. Desde Casa Rosada aún insisten con que la unidad del PRO, en particular, y de Cambiemos, en general, es importante en el nuevo rol que los convoca. Y en Córdoba, su bastión electoral, el macrismo está profundamente dividido y con ideas a futuro muy diferentes.
Señalábamos desde estas páginas que el PRO no tiene, por ejemplo, una estrategia legislativa común. Mientras que en la Cámara de Diputados, el monzoísmo confirmó que tendrá juego propio pero no romperá con Juntos por el Cambio (por ahora); en la Legislatura, al menos dos representantes formarán el bloque amarillo, tomando distancia con Mario Negri; pero en el Concejo, los ediles electos seguirán trabajando en Córdoba Cambia negrista, pero alejados de la UCR que encabeza Ramón Mestre.
Macri profundizará algunas conversaciones políticas que inició durante sus mini vacaciones en Sierras Chicas con los intendentes Eduardo Romero (Villa Allende) y Pedro Dellarossa (Marcos Juárez). A su compañero de tardes de golf le insinuó su pretensión de gobernar la provincia y, según confiaron los operadores del famoso del PRO, ubicó al hombre que importó del mundo del deporte a la política en la carrera por el Panal en el 2023.
Lo cierto es que el supuesto rol de liderazgo interno que le confirió Macri a su amigo calentó la interna. Como sea, las tareas de rearmado se imponen en la nueva agenda del presidente saliente y ya comenzaron a surgir señales de ese proceso interno.