Elecciones CGT: ¿cómo cayeron los dados el 27-O?

Toda elección nacional repercute en cada esfera de la política; también en la sindical. Los diferentes sectores que componen el gremialismo cordobés jugaron distinto en la campaña electoral, y hoy recogen distintos dividendos con un horizonte común: las elecciones en la CGT Regional.

Por Felipe Osman
[email protected]

Alberto Fernández expresó recientemente sus expectativas de encontrar a una CGT reunificada en los primeros meses de su gobierno. Esta expectativa parece lejana (aunque no imposible) en Córdoba, donde existe un mapa gremial balcanizado en el cual elecciones estuvieron lejos motivar la reconciliación entre los distintos espacios.
Como no podía ser de otra forma, los comicios nacionales repercuten sobre cada esfera de la política, y la política sindical no escapa a los efectos de semejante episodio. Durante la campaña electoral, los diferentes espacios que integran el gremialismo cordobés jugaron de distinta manera, apoyando una u otra candidatura, y de la misma manera en que el 27 de octubre dejó ganadores y perdedores en la política partidaria, también dejó acciones en alza y en baja en el escenario gremial de Córdoba, que tiene en su futuro inmediato un asunto crucial por resolver: las elecciones de la CGT Regional, en principio, fechadas para noviembre.
Entre los anotados a la disputa, pueden contarse tres contendientes. En primer lugar, el actual secretario general de la central obrera, el legislador provincial José “Pepe” Pihen, líder también del sindicato de empleados públicos, que siempre ha cultivado una relación razonable con el Centro Cívico.
Pero además de Pihen, hay dos espacios gremiales que apuntan a pulsear por el control de la CGT: el conducido por el secretario general de AGEC (empleados de comercio), Pablo Cachón, que impulsa la candidatura de Rubén Urbano a la Secretaría General de la central, y las 62 Organizaciones Peronistas que conducen Sergio Fittipaldi y Ricardo Moreno, que propone al primero de ellos como su candidato.
Durante la campaña electoral que preludió a las elecciones del domingo, Chacón jugó fuerte por la boleta del Frente de Todos, que lo llevó como tercer candidato en la lista de diputados. Habiendo entrado a la lista a último momento, la participación de Chacón en la campaña empezó con un fuerte encontronazo con el legislador provincial kirchnerista Franco Saillen, que aspiraba a ser el representante del movimiento obrero del espacio liderado a nivel nacional por Alberto Fernández y CFK.
A pesar de sus esfuerzos, Chacón no logró entrar a la Cámara Baja, perdiendo el domingo la chance de convertirse en el representante del gremialismo cordobés en el Congreso. A eso debe sumarse que el sindicalista, convertido durante la campaña en adversario de la boleta corta, vio desgastarse su hasta entonces cercana relación con El Panal, lo que seguramente mellará sus chances de influir en la elección del próximo conductor de la CGT.
En cuanto a Pihen, el actual líder de la central decidió acompañar la boleta corta de Hacemos por Córdoba y, simultáneamente, respaldar la candidatura presidencial de la fórmula Fernández-Fernández. En principio, abordó la campaña en sintonía con el oficialismo provincial, aunque más aún con la legisladora electa Natalia de la Sota, junto a la que se subió a los actos de campaña oficiados por Hacemos por Córdoba.
En tercer lugar, aparecen las 62 Organizaciones de Fittipaldi y Moreno, el espacio gremial que más estrechamente aportó a la campaña del oficialismo provincial y que apuesta a contar con el aval del Centro Cívico para participar de la próxima conducción de la CGT.
Este armado, que ya lleva poco más de dos años participando de la política gremial, ha ganado vigor en los últimos meses por la cercanía que algunos sindicatos vinculados al transporte han mostrado con él. Tal es el caso, por ejemplo, de Aoita.
En este sindicato, que nuclea a los choferes de media distancia, pasó por las urnas recientemente para ungir a una nueva conducción, liderada por Emiliano Gramajo, que desbancó Miguel “Lito” Herrera. Las 62 Organizaciones tuvieron un papel importante en la elección de Gramajo, poniendo a su disposición todos medios con los que cuenta para respaldar su candidatura.

Asumieron las nuevas autoridades en Aoita
Ayer, en una ceremonia celebrada a las 18 en el Hotel de la Cañada, Emiliano Gramajo asumió como Secretario General de Aoita. Asistieron al evento autoridades de las 62 Organizaciones Peronistas, lideradas Sergio Fittipaldi y Ricardo Moreno, quienes fueron acompañados por más de 30 secretarios generales del espacio.