Frigerio se desmarcó de Peña para sumar a intendentes

Les pidió que sigan sus instintos políticos para la campaña y que no esperen “bajadas de línea” de la Casa Rosada. El ministro del Interior prometió fondos para carteleria y trabajo territorial.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

El ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, encabezó ayer una cumbre política con intendentes de Juntos por el Cambio. Eligió como base la ciudad que gobierna el reelecto Eduardo “Gato” Romero para pedir el máximo esfuerzo a los jefes territoriales enojados por la nula participación que tuvieron en la campaña por las primarias y, antes de eso, la ausencia de apoyo del poder central a los candidatos municipales, en el marco de la ruptura de Cambiemos para la puja del 12 de mayo.
El funcionario filo peronista de Mauricio Macri se distanció del “método duranbarbista”. Para el nieto del desarrollista, la política clásica debe imponerse a la virtualidad de las redes; y los recursos para las acciones proselitistas son tan importantes como la confianza en la buena transmisión del mensaje oficialista a los votantes. Estos fueron los ejes que bajó a los intendentes y dirigentes de la entente reunidos en el salón Milenium.
Frigerio les dio libertad de acción a los referentes macristas y radicales para buscar los votos que faltan para lograr el balotaje con el kirchnerista Alberto Fernández. En concreto, les requirió que no esperen “una bajada de línea de la Casa Rosada” sino que trabajen con autonomía en los 30 días que faltan para la primera vuelta.
A renglón seguido, habló de fondos frescos. Es de público conocimiento que el gasto para la campaña por las Paso se dividió entre el Big Data y las encuestadoras. Los mensajes híper segmentados según los públicos no resolvieron la incertidumbre en el electorado en referencia al plan del gobierno para surfear la crisis, contener el dólar y calmar la inflación.
Peña reconoció el error y propuso el contacto cara a cara con el electorado a través de las 30 marchas del “Sí, se puede”. Pero Frigerio fue al hueso: les prometió fondos para carteleria en la vía pública, para movilizar votantes y fiscales el día de los comicios. Anunció el final de los actos con vallado, listas de invitados y participantes. Las pulseras que dividen las “categorías” de los asistentes serán parte del pasado.
Diferencia de estilo, le llaman.
Por otro lado, Frigerio se mostró receptivo con el reclamo por los Aportes del Tesoro Nacional que piden los jefes comunales preocupados por las finanzas públicas. Tendrán noticias pronto (en 15 días la Provincia recibirá las partidas) aunque observó que sea difícil que cambie la modalidad de distribución. Cabe recordar que algunos radicales solicitaron que se dividan las cuentas de municipios del PRO y de la UCR porque afirman que los amarillos se llevan una tajada mayor.
Los intendentes escucharon de Frigerio lo que esperaban, aunque todos saben que la reunión se hizo estrictamente para cumplir con la política a menos de un mes de las generales. De todas maneras, el ministro insistió con la arenga obligada una vez que constató que la decepción y el enojo domina las pulsiones de los integrantes del frente.
“Vengo a pedirles que dejen todo, todo, por esta elección. Así como ustedes me piden cosas, yo también les pido a ustedes”, se sinceró. La Comupro, más tarde, emitió un comunicado donde expresa el “compromiso de trabajar arduamente en la campaña presidencial y de fiscalizar el día de la elección para defender el voto”.
Como sea, entre la dirigencia del PRO dominaba la opinión de que Frigerio cumplió con lo esperado y por lo bajo aseguraban que aprovechó la reunión política para diferenciarse sutilmente del líder la campaña, Marcos Peña. Las internas del postmacrismo ya son evidentes, sólo aguardan que pase el 27 de octubre para explotar.
Los anuncios
Luego de la reunión, Frigerio mantuvo un diálogo con los medios. Confirmó que el bono de $5.000 para los empleados del sector privado “es una realidad”. Y agregó: “En esta circunstancia, nos parece muy importante que el desembolso para los trabajadores estatales también se haga entre los privados. Está contemplado en la negociación que mantuvo el ministro (Dante) Sica con los empresarios. La idea y la propuesta es que sea lo más extensivo posible y la mayoría de los trabajadores pueda tener este plus salarial”.
El ministro elogió además la gestión del presidente Mauricio Macri, y destacó que está logrando “recuperar el respeto de la Argentina en el mundo” y “obteniendo la soberanía energética”, además de la “lucha contra el narcotráfico y contra la mafias enquistadas en el poder”.
Durante su estadía en la ciudad de Sierras Chicas, Frigerio participó también de la inauguración del IPEM 410 de Villa Allende. El nuevo edificio cuenta con tres aulas para un jardín maternal y tres aulas para la enseñanza secundaria. Al lugar llegó acompañado del ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Alejandro Finocchiaro, el diputado Mario Negri y el intendente Eduardo Romero.