Hacemos por Córdoba apuesta a crecer 9 puntos en la provincia

El cónclave celebrado ayer por el PJ estuvo atravesado por 2 grandes ejes que se entrecruzaron: la crisis económica y la campaña electoral. El gobernador analizó la difícil coyuntura y destacó la importancia de trabajar por sus diputados ante una platea en la que no faltaron dirigentes que trabajaron por la fórmula F-F.

Por Felipe Osman
[email protected]

La reunión que el oficialismo celebró ayer en El Panal y a la que dio en llamar “Jornada Provincial de Trabajo” contó, desde su comienzo, con todos los condimentos.
Antes de iniciar su discurso, que estuvo precedido por el del vice gobernador electo, Juan Schiaretti alineó en el escenario a las principales figuras del espacio. Entre ellos no faltaron los referentes que eligieron un camino diferente al de la prescindencia sostenida por el mandatario en el tramo presidencial y unieron fuerzas con el senador nacional Carlos Caserio para respaldar en el territorio la campaña de la fórmula Fernández-Fernández.
La legisladora electa Natalia de la Sota, y los intendentes Martín Gil y Rodrigo Rufeil compartieron escenario con los candidatos “de Juan”, y durante su alocución el gobernador destacó la importancia de que Córdoba lleve a la Cámara de Diputados a representantes que respondan a la provincia si quedar atados a compromisos partidarios.
Este aspecto fue resaltado al momento de analizar la profundidad de la crisis económica en la que el país se encuentra inmerso desde hace más de un año y el impacto que esto genera en la provincia y los municipios. Ante tal escenario, Schiaretti expresó que Hacemos por Córdoba toma y seguirá tomando todas las medidas necesarias para proteger a los cordobeses, y que para hacerlo necesita del respaldo de sus diputados en la Cámara Baja.
En otro pasaje de su discurso, el mandatario aprovechó para invitar a todo el justicialismo a asistir a una misa a celebrarse en conmemoración del primer aniversario del fallecimiento del ex gobernador José Manuel de la Sota, destacando la relevancia de su figura para “todo el peronismo”. Por oposición, la expresión parece resaltar que la memoria del dirigente no constituye patrimonio de ningún sub espacio del peronismo local.
Ya en el capítulo más electoral de la reunión, Hacemos por Córdoba realizó un análisis del escenario que dejaron las PASO, al que contrastó con un estudio realizado para determinar en qué partes del mapa provincial el oficialismo puede aspirar a crecer y en cuales otras debe concentrar fuerzas en sostener el caudal de votos cosechado el 10-A.
Entre las tareas a desarrollar, una central será la “docencia”. El Panal sabe que 65.000 votos se “perdieron” porque los electores pusieron en sus sobres la lista corta junto a la lista larga encabezada por los Fernández, sin cortar el tramo legislativo de esta última.
Esos sufragios forman buena parte de los 9 puntos que el oficialismo apuesta a crecer en octubre. Por eso, aunque en el discurso se apunte a sostener las dos bancas que se obtendría de mantenerse la performance de las PASO, los números indican que El Panal va por 3 diputados.
Desde el escenario, Schiaretti también destacó “Córdoba se va a llevar muy bien con el próximo presidente, porque así ha sido siempre”. Sin aludir a nadie en particular, el mandatario dejó claro que ante una (muy) probable presidencia de Alberto Fernández, Córdoba tendrá muy buenas relaciones con la Casa Rosada, lo que no implica que el oficialismo ofrezca un respaldo explícito al presidenciable antes de diciembre, pero sí que llegado el momento la Provincia cultivará buenas relaciones con Balcarce 50.