Con el frente interno herido, esperan visita de Alberto el 15

Ayer se suspendió la reunión de los candidatos a diputados del Frente de Todos, en un escenario de desconfianzas mutuas. Expectativa por la posibilidad de que el candidato presidencial viaje a Córdoba para la misa por De la Sota.

Por Bettina Marengo
[email protected]

El Frente de Todos de Córdoba espera a Alberto Fernández el domingo 15, día del aniversario de la muerte del ex gobernador José Manuel de la Sota. Ese día, según la información que recibieron los referentes locales del albertismo, el candidato presidencial más votado en las Paso participará de la misa-recordatorio-homenaje al ex mandatario que la familia organiza en la Catedral de Córdoba, a las 18 horas. La ceremonia sería oficiada por el vicario general del Obispado de Villa María, presbítero Alberto Bustamante, con quien De la Sota tenía una relación de amistad (a diferencia del vínculo formal que siempre mantuvo con el arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez). Bustamente ya ofició la misa cuando se cumplió el primer mes del accidente automovilístico fatal en la autopista Córdoba-Río Cuarto, que se cobró la vida del ex gobernador. Se entiende que, teniendo en cuenta el escenario electoral provincial y nacional, la ceremonia va a tener más política que una sesión caliente del Congreso.
Alberto Fernández regresa este fin de semana de su gira por España, donde ayer se reunió con el presidente español, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa de Madrid. Con traje de cuasi presidente, Fernández tuvo una agenda institucional importante, más allá de sus clases en la Universidad Camilo José Cela. Si bien se especulaba con que el candidato visitaría Córdoba a mediados de la semana entrante, por estas horas esa fecha no está cerrada; tampoco cancelada. La posibilidad más concreta hoy, dicen sus colaboradores más cercanos, es el 15.
Sin embargo, el clima más que caldeado que se transpira en la lista de diputados nacionales del Frente de Todos abre interrogantes a futuro. Ayer se iba a realizar el primer encuentro del espacio K luego del escándalo de los Saillén, a dos días de comenzar oficialmente la campaña, pero se suspendió. Eduardo Fernández, cabeza de lista, tuvo un problema de salud. Pero no sólo eso: las tensiones internas en la lista están a la orden del día, la sensación de que al albertismo porteño ya no le importa tanto la lista propia, frente al fortalecimiento del peronismo como sostén territorial de Alberto Ferández, integran un combo de malestar político lesivo para las expectativas de la lista. A esto se suma, como tema no menor, las objeciones crecientes a Eduardo Fernández, primer candidato, a quien sus pares le critican falta de conducción para ejercer como jefe de campaña y, como si fuera poco, demasiado apego a los lineamientos del peronismo albertista que está con la lista corta de Hacemos por Córdoba.
En cualquier caso, el albertismo de todas las raigambres tuvo ayer un buen día: el gobernador Juan Schiaretti y el presidente Mauricio Macri, que visitó esta ciudad, no se reunieron. El último encuentro conocido entre ambos fue antes de las Paso, cuando compartieron una cena en un selecto restaurante cordobés ubicado en la zona de Tribunales I, que no contó con la participación de la esposa de Schiaretti y diputada nacional Alejandra Vigo, aunque estuvo la mujer del presidente, Juliana Awada. Esa cita político-gastronómica contrastó fuerte con las frías reuniones que, también antes de las primarias, Schiaretti dispensó al candidato del Frente de Todos y a Roberto Lavagna, de Consenso Federal.
Ayer Schiaretti mantuvo su agenda sin variar: inauguración de la Estación Transformadora de Las Varillas, por la mañana, y reunión en el Centro Cívico con los intendentes oficialistas, durante la tarde, con quienes además de temas de campaña, se hablaron cuestiones vinculadas a la caída de ingresos de la provincia y las consecuencias en los gobiernos locales.
Ahora, en el peronismo aguardan la foto-señal política más esperada desde que el ex jefe de Gabinete fue ungido por Cristina Kirchner como candidato presidencial: la foto de Alberto y Schiaretti juntos, y no sólo en el mismo cuadro fotográfico, como la imagen que se llevaron del Centro Cívico aquel gélido 3 de julio.

Delasotistas somos todos
En sus varias pasadas por Córdoba como candidato presidencial, Alberto Fernández no se privó de destacar su vínculo con el fallecido ex gobernador, de quien fue asesor cuando el cordobés se desempeñó como senador nacional, entre 1995 y 1999. Hace diez días, volvió a mostrar su historial con De la Sota ante su hija Natalia, con quien se reunió en las oficinas de Sergio Massa en Tigre.
No está muy claro si esa filiación acerca o aleja a Alberto de Schiaretti.
En dicho encuentro, la legisladora electa y actual concejala, a cargo de la organización fina de la misa, le habría comentado el tema tanto a Massa como a Alberto. Extraoficialmente, el candidato a diputado nacional, Pablo Chacón, confirmó la presencia de Massa en la ceremonia religiosa. Ahora en el Frente de Todos aseguran que Alberto F también se sentará en la Catedral a escuchar la misa.
El primer aniversario de la muerte de De la Sota, sumado al actual marco de la política al rojo vivo, va a disparar la organización de otros eventos. Por caso, un grupo de gremios vinculados o que trabajan con la llamada “lista larga” de diputados nacionales del Frente de Todos está planificando un homenaje al ex mandatario, posiblemente el lunes 16, al día siguiente de la misa. El objetivo de máxima es que el presidente nacional del PJ, José Luis Gioja, participe del acto.