Negri controlará campaña local (pero tendrá “veedores”)

El primer candidato de Juntos por el Cambio tendrá que elegir a un jefe de campaña de confianza para su tramo. La senadora Laura Rodríguez Machado seguirá a cargo de la agenda presidencial en Córdoba. Todos los actores deberán coordinar sus actividades en una mesa política integrada.

Por Yanina Passero
[email protected]

Desde el círculo de hombres de confianza del responsable de la campaña nacional de Juntos por el Cambio, Marcos Peña, partió información importante para los aliados cordobeses. No se trata del menú de pasos que deberán seguir para impermeabilizar la provincia del juego de seducciones que desplegará el kirchnerista Alberto Fernández desde el 7 de septiembre, tiempo oficial para la conquista del voto. Aún deberán esperar que el equipo económico dome la crisis.
Las novedades circulantes tenían como protagonista al radical Mario Negri. Prosperó el pedido de los gobernadores boina blanca a los campañistas de Casa Rosada: liderarán la campaña en sus dominios territoriales. La buena nueva alcanzó al candidato a diputado de la alianza cordobesa.
Fuentes nacionales confirmaron a Alfil que le dieron el visto bueno a su solicitud. El entrerriano será el responsable de conducir las intervenciones y acciones de los candidatos a diputados que encabeza. A la afirmativa se adosó una recomendación para contribuir a la paz interna, siempre en riesgo. No será Negri candidato y jefe en lo formal, sino que deberá recostarse sobre una persona de su confianza para la tarea.
Las opciones que circulaban anoche eran el concejal Juan Negri y el legislador Orlando Arduh. Probablemente las definiciones se conozcan al regreso del ex vicegobernador. Ayer, participó de una reunión de gabinete ampliado donde el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, explicó las medidas económicas lanzadas para contener el dólar y reperfilar la deuda.
Ahora bien, para mantener la salud de la entente en momentos críticos, se formará una mesa política que estará integrada por referentes del radicalismo mestrista, del PRO, la Coalición Cívica y el Frente Cívico. “Será una campaña colegiada”, coincidían informantes no negristas.
Se sabe que el objetivo principal es no herir susceptibilidades y los popes de la Casa Rosada consideran que con esta “coordinadora” estarán involucrados todos los actores. Lo necesitan así para garantizar el piso de fiscales prometido para la PASO pero que no cumplieron.
Durante la semana, en los mentideros cambiemitas le apostaban dramatismo a las gestiones de Negri en Buenos Aires. El protagonismo que tendrá en el comando de campaña suponía una desventaja para la dirigente macrista que se ocupó de la coordinación general para las primarias.
La senadora Laura Rodríguez Machado integrará la mesa política –de hecho, sesionaron el viernes pasado con la notable ausencia de Negri- y estará a cargo de la campaña del presidente Mauricio Macri en Córdoba; también de sus ministros.
Con los responsables designados, sólo resta esperar que Negri tome sus primeras decisiones para la cruzada de los diputados que lo suceden, Soher El Sukaria, Hugo Romero, Leonor Martínez Villada y Juez. Pero de todas maneras, el radical necesitará precisiones de Peña.
Los macristas son más cáusticos y creen que la campaña podrá diluirse si el Gobierno nacional no encuentra una forma operativa en términos políticos. “Están 100% concentrados en la economía”, admitía un referente PRO.