El Gobierno renegocia con el FMI y extiende plazos

Al aplazar vencimientos de corto se descomprime el programa financiero; no hay quitas y se pagan intereses. El reperfilar los pagos al Fondo ya es de cara a la próxima gestión. Lacunza reiteró que hay US$57.000 millones de reservas y que si había conflicto sobre su uso, se “relajará”.

Por Gabriela Origlia

Después de que el dólar cerrara por encima de los $60, pese a las ventas del Central por US$ 367 millones en siete subastas y el riesgo país superara los 2100 puntos, el ministro Hernán Lacunza anunció la intención de extender los vencimientos de deuda para descomprimir la situación sin quita y con pago de intereses y renegociar también los pagos con el Fondo Monetario Internacional, al que ya le adelantaron las medidas.
En un comunicado el FMI planteó que analizará las medidas anunciadas y marcó que seguirá “acompañado a la Argentina en estos momentos desafiantes”
Es decir los dólares que eran para pagar deuda se usarán para frenar el dólar y los pagos…más adelante.
Planteó la extensión de los vencimentos de corto plazo (Letes y Lecaps) sólo para inversores institucionales (las personas físicas cobrarán en las fechas previstas) que representan 10% del total; también se prevé prolongar la extensión de plazos para los bonos con legislación extranjera.
“El Gobierno procura despejar el horizonte financiero”, admitió Lacunza y dijo que la intención es “no pasar el problema al que sigue, ya que se prevé descomprimir el perfil de vencimientos del próximo mandato”. El Congreso deberá aprobar los proyectos y los bancos serán invitados a “acercar propuestas para elevar a los inversores”.
Antes de la conferencia de prensa, Lacunza y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, mantuvieron este miércoles una reunión con el jefe del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, y el jefe de la misión en la Argentina, Roberto Cardarelli. Participaron también el secretario de Política Económica, Sebastián Katz, la vicepresidenta del BCRA, Verónica Rappoport, y el representante del FMI en Argentina, Trevor Alleyne.
El encuentro con el Fondo será en las “próximas semanas” para seguir con el programa vigente y avanzar en el diálogo respecto al reperfilado de los vencimientos. Insistió en que las medidas anunciadas no influyen en el acuerdo en marcha y reiteró que las metas fiscales y monetarias fueron “cumplidas”.
El Ministro tradujo que “cuidar” a los argentinos -el pedido que le hizo el presidente Mauricio Macri- significa “que no suban más el dólar y la inflación, ya demasiado elevados”; repasó que todas las fuerzas políticas quieren ganar las elecciones pero “eso no es excusa para poner en riesgo la estabilidad de los argentinos”. En esa línea criticó indirectamente a Alberto Fernández -sin nombrarlo- endilgándole falta de “prudencia”.
“Cualquier imprudencia sale cara”, dijo y pidió la “concurrencia de todas las fuerzas políticas” para salir de la crisis. “Gane quien gane no podemos dejarlo sin herramientas, porque no son las del Presidente sino la de los argentinos”, agregó y volvió a describir que antes de las PASO la inflación bajaba y la actividad se recuperaba lentamente. “Tras las PASO entramos en un escenario económico y financiero complejo”, definió y reconoció “dudas” sobre el cumplimiento del programa financiero.
Las dudas respecto a si el Fondo desembolsará los US$5400 millones, la incertidumbre sobre qué hará en materia económica Alberto Fernández y la ruptura de cierta tregua que duró poco entre el Frente de Todos y el actual Gobierno volvieron a tensionar el escenario y obligaron a estas medidas.
El día de ayer comenzó con el Banco Central empujando a los exportadores a que vendan dólares en el mercado local. Fijó que las grandes exportadoras no podrán tomar créditos por más de $ 1.500 millones; si necesitan más requieren de la autorización del Central. La idea es que si necesitan pesos, vendan divisas.
Después de las PASO, el Central ya limitó la tenencia de dólares por parte de los bancos lo que hizo que el volumen operado bajara y sólo quedaron en el mercado las operaciones comerciales genuinas. Lo cierto es que los paliativos tienen un efecto cada vez más limitado.
Hasta fin de año, los vencimientos con privados suman unos US$10.000 millones y se agregarían los pesos que se requieran para cubrir el déficit que podrían generar las medidas paliativas instrumentadas. Los primeros son los que se prolongarán de avanzar la propuesta oficialista.