Losano y Sesma, por línea de cajas

El periodista recibió, terminando la tarde, el llamado de su informante del Concejo, que lo llamaba para darle un dato de color sobre el tema del día.

Periodista: Amigo, no esperaba su llamado, ¿a qué debo el gusto?

Informante del Concejo: Me imagino. Usted si no sesiona el recinto no me llama.

P.: No se ofenda. Estoy avocado a otro asunto.

I.C.: Bueno, por eso lo llamaba, vio… Si la montaña no viene a Mahoma…

P.: Lo escucho.

I.C.: En el Concejo -aunque usted no le lleve el apunte- el tema Surrbac también caló hondo, y hubo quienes quisieron sumar dividendos con la detención de Saillen y Catrambone.

P.: Déjeme adivinar…

I.C.: No. No lo dejo porque es muy fácil. Desde luego fueron Abelardo Losano y Laura Sesma. Los ediles, que habían denunciado en alguna oportunidad a los cabecillas del sindicato de recolectores, sacaron pecho y pasaron factura.

P.: Bueno. Por lo de Losano no sé, pero lo que es Sesma… estadísticamente alguna denuncia tenía que embocar, ¿no?

I.C.: Ja, ja… Así es… Y tampoco vamos a decir que descubrieron la pólvora…

P.: En absoluto.