Bajo captura, Saillen ensucia la campaña K

La detención de Mauricio Saillen y Pascual Catrambone aturde a la lista k, que aguarda en silencio instrucciones del Instituto Patria. La lista corta espera sumar dividendos con el tropiezo del principal adversario por la 3ra banca.

Por Felipe Osman
[email protected]

saillen
Fotos Paul Amiune

Los compañeros de lista de Franco Saillen, quinto candidato a diputado por el Frente de Todos, intentaban ayer -sin demasiado éxito- asimilar el golpe. Mauricio Saillen, secretario general del Surrbac y padre de Franco, y Pascual Catrambone, segundo en la línea de mando del sindicato, fueron detenidos después de que la Justicia Federal ordenara allanamientos en sus domicilios, en la sede gremial y en el domicilio del propio candidato k.
Y aunque los compañeros de boleta eligieron mantener un estricto silencio a la espera de que desde Buenos Aires se coordine una estrategia conjunta para minimizar daños, los reproches en privado existieron. Y es que se trató de un tropiezo previsible.
En los días -e incluso minutos- previos al cierre de listas, Franco Saillen no estaba en la boleta. La razón era obvia: lo último que la lista k necesitaba era contar entre sus integrantes al potador de un apellido que titula varios expedientes en Tribunales II, y sobre el cual pesan múltiples causas por administración fraudulenta, amenazas, lavado de activos y un largo etcétera.

saillen
Fotos Paul Amiune

Sin embargo, y por obra y gracia del legislador Martín Fresneda que resignó su lugar para que subiera él, Saillen (h) desembarcó en la boleta, y hoy se convirtió en un pesado lastre para ella. Las miradas, huelga decir, se vuelven ahora hacia Fresneda. Y seguramente, la más disgustada será la de Pablo Chacón, que había quedado a escasos puntos de lograr entrar a la Cámara Baja, y que ahora ve sus chances ostensiblemente reducidas por los Saillen, quienes llegaron a calificarlo como un “traidor” del movimiento obrero minutos antes del controvertido cierre de listas.
Desde Buenos Aires hay incluso quienes aseguran que se le habría sugerido a Franco dar un paso al costado, renunciando a su candidatura. La explicación es simple: si lo hace, y libera al espacio de mayores consecuencias, podría cosechar otros respaldos. Por ahora, resaltan, es sólo una sugerencia.
Pero la onda expansiva que generaron las detenciones llegó más allá del Frente de Todos.

Fotos Paul Amiune

Lista corta
Por la liturgia a que el peronismo obliga, un “compañero” jamás festejaría la caída en desgracia de otro. O, al menos, no en público. Aún así, lo cierto es que entre los integrantes de la lista corta no cabe imaginar caras largas, sino más probablemente lo contrario.
El tramo legislativo de la boleta del Frente de Todos es el principal adversario de la boleta corta con la que Hacemos por Córdoba compitió en las PASO y competirá en las generales. Entre ambas se disputan una tercera banca de la cual, en principio, el kirchnerismo se encontraba más cerca. Pero después de que este tembladeral irrumpiera en la campaña, el Centro Cívico puede sentirse optimista de encontrar un escenario más favorable a sus propósitos cuando el escenario decante.
Más aún cuando el flanco más débil del kirchnerismo, aquel estigma que aun no deja de sangrar, es precisamente la corrupción. Ante él, el peronismo local se ofrecerá como una alternativa peronista de calidad institucional. Una propuesta que conjuga términos capaces -esperan- de seducir tanto a votantes peronistas como a los no peronistas que cohabitan en el centro del espectro y que habitualmente respaldarían a un Juntos por el Cambio, ahora menguado tras la derrota nacional.

Gremialismo
Entre quienes no atinaron a articular una respuesta rápida estuvieron las organizaciones gremiales que, junto a la CGT Rodríguez Peña, conviven en la Provincia. Sólo la central comandada por Saillen se adelantó a ofrecer “respaldo” al dirigente. Y ya más avanzada la tarde se sumaron el sindicato capitalino de Luz y Fuerza de Gabriel Suárez y la CTA que controla Pablo Carro.
El resto de los espacios gremiales cordobeses prefería, al cierre de esta edición, mantener la cautela. Incluso espacios muy afines al kirchnerismo, como el que conducen Ilda Bustos (Movimiento Sindical para la Justicia Social y el Trabajo), o el MOC que lidera Chacón, compañero y primer damnificado de las peripecias de los Saillen, sostenían un sugestivo silenció de radio.

Municipalidad
Aunque aún es demasiado prematuro para adelantar conclusiones, hay quienes dicen que la noticia no habría caído mal entre quienes se preparan para liderar la próxima gestión municipal. Y el razonamiento no carece de sentido.
Si la situación judicial de los líderes del Surrbac sigue agravándose, el sindicato perdería al menos parte del poder con el que hoy controla a placer la prestación del servicio de recolección, pasando por encima de las propias prestadoras y de los controles del Palacio 6 de Julio.
En este escenario, la próxima gestión asumiría con los principales gremios públicos que prestan servicios en la órbita municipal: la UTA, el Suoem, y el Surrbac, en retroceso. El primero de ellos, estabilizándose tras una extensa intervención; el segundo, con su histórico cabecilla cuasi jubilado; el tercero, con sus líderes respondiendo ante la Justicia por múltiples delitos.

 

La causa

Los líderes del Surrbac, Mauricio Saillen y Pascual Catrambone, fueron detenidos ayer por la Justicia Federal en el marco de una causa en la que están acusados por lavado de activos y usura. Según se apunta, se habría utilizado a la mutual del gremio para ofrecer préstamos a tasas usurarias a sus afiliados.