Alberto F busca voto no cristinista (sin fotos con su lista)

El candido presidencial del Frente de Todos vendrá viernes y sábado a zonas macristas y fuertemente anti K. Reuniones con sectores productivos y algunos platos fuertes políticos en cocción: PJ Bell Ville y foto con Llamosas.

Por Bettina Marengo

El candidato presidencial Alberto Fernández busca ampliar sus bases en Córdoba con el voto del electorado no cristinista y ligado a la producción. La gira del presidenciable del Frente de Todos por General Deheza, Bell Ville, Marcos Juárez y Leones, el viernes, y por Río Cuarto y Holmberg el sábado, tiene por objetivo mostrarse con sectores agroindusriales y pymes de la región, en un territorio tan macrista como antikirchnerista. “Construir una relación política nueva, y pasar de una relación mala a una regular y de ahí a una buena”, redondeó como meta una fuente albertista que habló con este diario. Una estrategia pensada para acercarse a la necesidad más básica: obtener 28 puntos en Córdoba en las Paso del 11 de agosto: el doble de lo que obtuvo Daniel Scioli en las primarias del 2015, con el voto peronista (delasotista, schiarettista y massista) jugando por fuera.
No todo será producción y empresarios. Aunque el foco se ponga en el elector que está por fuera de las estructuras partidarias, se trata de una “gira peronista” que el presidenciable recorrerá de la mano de dirigentes y funcionarios del PJ provincial que adhieren a su candidatura. Y sumar intendentes de la zona dispuestos a “saltar la tranquera” de la prescindencia que impulsa el gobernador Juan Schiaretti es parte del objetivo. En ese orden, una eventual foto con el intendente de Río Cuarto, Juan Manuel Llamosas, valdrá oro. Está en plena negociación.
Como otro de los platos fuertes políticos, se trabaja para cerrar una reunión con dirigentes en la sede del PJ de la ciudad de Bell Ville, territorio del veterano dirigente y apoderado del PJ Domingo Carbonetti, un histórico delasotista.
La tónica de la visita (la tercera, contando el paso veloz del 3 de julio para la foto con el gobernador Juan Schiaretti) no incluye por ahora a los candidatos de la lista propia de diputados nacionales del Frente de Todos, la boleta que encabeza Eduardo Fernández. La lectura es que los votos de los lista larga ya están y que hay que sumar con sectores remisos a Cristina, aunque no al peronismo: el votante de la lista corta de Hacemos por Córdoba.
La decisión de no jugar en ésta con los candidatos del kirchnerismo trajo algunas caras largas, pero sin llegar a mayores. La mayoría continuará con sus propias agendas de campaña. Lo que sí, en voz baja afirman que los porotos se contarán el 11 de agosto a la noche y que ahí cada quien mostrará lo que efectivamente le aportó al candidato presidencial. Por caso, ponen de ejemplo las elecciones generales de 2015, donde la fórmula que encabezó Scioli sacó en Córdoba apenas 1,5 puntos más que la lista de diputados nacionales que la acompañaba, que estaba encabezada por Gabriela Estévez, actual número dos de la nómina de diputados. Y rememoran (mal) el rol de los operadores de Scioli en Córdoba quien, aseguran, promovieron el corte a favor de los diputados del peronismo provincial. En todo caso, el ábaco será provincial. Al albertismo nacional no le interesa de dónde salgan los puntos.
Dos días en la vida
De no haber cambios, Alberto Fernández llegará el viernes a las 8 de la mañana a Villa María, donde lo recibirían el senador Carlos Caserio y el dirigente bonaerense Fernando “Chino” Navarro. De allí partiría a General Deheza, para reunirse con el empresario y ex senador K Roberto Urquía, dueño de Aceitera General Deheza, uno los grupo agroalimentos más importantes del país. La cita depende de que Urquía no viaje fuera de la provincia. Luego seguirían a Bell Ville, donde Fernández visitaría una fábrica de pelotas de fútbol y una maderera.
La gira continuará en Marcos Juárez, donde se visitarían medios de prensa locales. En esa ciudad habrá un encuentro con la militancia. A la noche, en Leones, se prepara una cena con un centenar de productores y empresarios de la zona, ante quienes el candidato buscará reflotar su costado más crítico para con el gobierno de Cristina Kirchner, sobre todo, su posición ante la Resolución 125 para la exportaciones agrarias
El sábado a la mañana, en Río Cuarto, la principal expectativa está puesta en el encuentro con Llamosas y en la actividad a realizar en la Universidad Nacional, junto al rector y otras autoridades. Antes de la partida, podría haber otro encuentro de neto corte político en la localidad de Holmberg, pegada a Río Cuarto, al que se han cursado invitaciones a intendentes del departamento sureño.