Jubilaciones por moratoria: 1 de 4 va a quienes ya tienen otro beneficio

De los 5,7 millones de jubilados y pensionados de la Anses. 2,7 millones tienen una sola jubilación con moratoria y un haber medio de $12 mil. Hay 800 mil que tienen jubilación y pensión donde al menos una se logró con moratoria.

jubilacionesLa Anses prorrogó por tres años más la moratoria que vencía el 23 de julio próximo y que permite que las mujeres que tengan entre 60 y 64 años y menos de 30 años de aportes puedan jubilarse y después pagar en cuotas los aportes adeudados. Los 5,7 millones de jubilados y pensionados de la Anses se integran por 2,2 millones con aportes y un haber medio de $30 mil y 2,7 millones tienen una sola jubilación con moratoria y un haber medio de $12 mil.

Además, hay 800 mil que tienen jubilación y pensión donde al menos una de ellas fue obtenida con las moratorias y el haber medio con ambos beneficios llega a $28 mil. Los datos fueron elaborados, en base a números oficiales, por la consultora Idesa.

Muestran que las moratorias si bien son un instrumento que sirven para dar protección a muchas personas que llegan a la vejez en situación de vulnerabilidad, también generan una alta proporción de beneficios para quienes tienen ingresos medios y altos. “Una de las facetas más inequitativas de las moratorias es que casi un cuarto de esas jubilaciones están siendo cobradas por personas que tienen otro beneficio previsional. De esta manera, quienes utilizan las moratorias para acceder a una jubilación reciben de la Anses doble beneficio por un monto similar al que perciben quienes hicieron aportes de manera regular”, describe el reporte.

Para Idesa, además del negativo impacto sobre la equidad, las moratorias son el principal factor de inestabilidad fiscal. El pago de los 3,5 millones de beneficios otorgados a personas sin aportes genera erogaciones equivalentes al 2,7% del PBI. “Si en lugar de improvisar con un esquema tan rudimentario como las moratorias se hubiese apelado, como hacen otros países, a un esquema de prestaciones no contributivas focalizado en ancianos en estado de vulnerabilidad, además de ser más equitativo, se habrían evitado los enormes problemas fiscales que se están padeciendo desde hace años. El enorme endeudamiento externo, la altísima inflación y la profunda recesión se podrían haber evitado con un manejo más profesional y responsable del sistema previsional”, señala.

El informe indica que es cierto que los principales errores los cometió “el anterior gobierno y sus costos serán soportados hasta mediados de siglo. De todas formas, resulta muy sugerente que la impericia y el oportunismo previsional sigan prevaleciendo cuando son visibles sus consecuencias en términos de deuda pública, inflación y recesión por los desequilibrios fiscales que generan”.

Enfatiza que incluso avances como la creación de la Puam son desdibujados por decisiones como la que se estableció en la Ley de Presupuesto 2019 que prohíbe el acceso a ella a personas con trabajo. Es muy contradictorio ser restrictivo con una prestación de carácter asistencial como la Puam y flexible con un mecanismo mucho más oneroso como son las jubilaciones otorgadas con las moratorias.

En 2018, el total de jubilaciones otorgadas por moratorias llegó a 3,3 millones. El caso de las mujeres es peor que el de los hombres porque tienen una menor participación laboral y una mayor informalidad, por lo que son más las que llegan a la edad jubilatoria con menos aportes de los necesarios.

Con la extensión de la moratoria la posibilidad de jubilarse está vigente para las mujeres que ya hayan cumplido 60 años o que los cumplan hasta el 23 de julio de 2022.  Los aportes declarados en la moratoria solo pueden ser previos a 2004. Y debe tenerse en cuenta que la persona debía tener al menos 18 años a la fecha de inicio del período considerado. Por ejemplo, una mujer que llegará a sus 60 años el 1° de agosto de este año nació en 1959 y puede declarar aportes desde 1977 (desde que cumplió 18 años). Desde agosto de 1977 hasta diciembre de 2003 hay 26 años y cinco meses, que es lo que podrá ingresar a la moratoria. El período restante para llegar a los 30 años es de tres años y siete meses: por ese lapso deberá haber aportes posteriores a 2003.