Ni verde ni blanco: aborto quedó fuera de boletas

La jueza María Servini le puso un freno al uso político del tema. Decidió que los pre candidatos a presidente y vice no podrán captar votos valiéndose de emblemas.

En la cuenta regresiva para las PASO, la Justicia le puso un freno al uso político del aborto y prohibió que los partidos con pre candidatos a presidente lleven emblemas que identifiquen su posicionamiento en sus respectivas boletas.
En el marco de una campaña con pocas propuestas, la propalación del ideario sobre aquélla práctica, a favor o en contra, es el caballo de batalla de muchos espacios, que explotan la grieta entre verdes y blancos.
La medida la dictó la jueza federal con competencia electoral María Servini, quien en su fallo ponderó que estampar símbolos antagónicos en los diez papeles involucrados “desnaturalizaría la pureza del acto electoral y la genuina expresión del sufragio”, la cual, según juzgó, “podría verse afectada por la discusión sobre un tema de máxima sensibilidad”.
Bajo esa premisa, Servini indicó en su sentencia que la difusión de los puntos de vista referidos a la posibilidad de legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, mas allá de lo expresado en las diferentes plataformas de los espacios que disputarán cargos, debe ser canalizada por otras vías, a fin de evitar que el electorado se sienta agraviado por su exposición en las boletas que se usarán el día de los comicios.
Paralelamente, indicó que el hecho de que los votantes visualicen “pañuelos” en el cuarto oscuro podría ocasionar que algunos tomen medidas, con consecuencias disvaliosas para el correcto desarrollo de la jornada electoral.
“El debate que debe darse la sociedad sobre el tema en cuestión debe producirse institucionalmente en el ámbito legislativo, donde habrán de escucharse todas las opiniones y podrán expresarse libremente todas las posturas al respecto”, destacó.
Lo decidido implica que el Movimiento al Socialismo (MAS) deberá retirar el triángulo verde que ilustra su boleta y veda la posibilidad de que las otras fuerzas plasmen dibujos similares o contrapuestos.
En cuanto a las boletas para las categorías legislativas nacionales, que en el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires comprenden a diputados y senadores nacionales, la Justicia aún debe expedirse sobre la posibilidad de incluir o no referencias a las posturas en torno al aborto.
Por lo pronto, el único espacio político que deberá modificar su modelo de boleta es MAS, que postula como precandidata presidencial a Manuela Castañeira y como precandidato a vice a Eduardo Mulhall.
Castañeira defendió el ejemplar que el espacio que encabeza presentó ante la junta partidaria, que tiene en su margen superior derecho un triángulo que remite al emblema de la militancia en favor de la legalización del aborto, y repudió el fallo vía Twitter.
La dirigente sostiene que el debate sobre los derechos de las mujeres y por el aborto legal “se ha instalado en la sociedad y en la campaña” y que “no se podrá acallar la fuerza de una marea que es nacional”.
En tanto, cuando Justicia aborde la categoría para las cámaras del Congreso Nacional definirá si es posible o no que la boleta del Partido Demócrata Cristiano (PDC), con la lista “Ciudad celeste por la vida y la familia”, lleve la imagen de un feto, como la que incluyó en el modelo que dejó en el juzgado que comanda Servini. También dirimirá la situación de otros espacios que apelaron al blanco o al verde, en los papeles o en la vestimenta de los postulantes, o a lemas vinculados a la discusión parlamentaria.
La controversia por las boletas se generó el martes, en el marco de una audiencia con los apoderados de los partidos.
El Frente de Izquierda (FIT) impugnó la figura del embrión y reclamó que fuera suprimida, por agraviante. Lo propio hizo Dignidad Popular, que lleva a María José Lubertino como primera candidata a legisladora de la ciudad de Buenos Aires.
Marcelo Llambías, apoderado del PDC, pidió que en caso que se resuelva el retiro de la figura del feto se haga lo mismo con el pañuelo verde de la boleta del MAS.