Albertismo cuida relación con Schiaretti con miras a octubre

Buscan evitar “tensiones innecesarias” con El Panal porque creen que en octubre habrá otro escenario. Operativo conteo de intendentes alineados a los FF con la idea de una foto en Buenos Aires. Por su lado, Caserio insistió: “El grueso del peronismo cordobés va a acompañar a los Fernández”.

Por Bettina Marengo

albertismoLa intención es cuantificar, reunir y mostrar intendentes y referentes PJ que saltaron el charco y van a militar la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, pero sin provocar enojos “innecesarios” con el gobernador Juan Schiaretti. Es decir, cuidar la relación de quienes tienen responsabilidades de gobierno con el Panal y el schiarettismo en general, porque se entiende que la campaña electoral no finaliza con las elecciones Paso sino que será de largo aliento, hasta octubre o hasta noviembre si la presidencial se define en segunda vuelta.
Por un lado, los peronistas cordobeses que están haciendo de puente con el “albertismo” resaltaron que los intendentes tienen que gestionar, y que sus necesidades de financiamiento y de fondos frescos serán importantes, en el marco de una economía nacional que se prevé restrictiva para el año próximo.
Por otra parte, Alberto Fernández es de la idea de no tensar el vínculo con el gobernador cordobés, uno de los pocos que no estuvo en el almuerzo que el candidato presidencial mantuvo ayer en Buenos Aires con mandatarios provinciales aliados. El presidenciable del Frente de Todos cree que luego de las primarias del 11 de agosto podría haber otro escenario de diálogo con el cordobés, y por lo tanto sus armadores bajaron la orden de desactivar, en la medida de lo posible, puntos de confrontación.
Hasta hace unos días, había en carpeta actividades con intendentes y jefes comunales en Cruz del Eje, Villa María, Río Cuarto y Viamonte que, por el momento, quedaron en el freezer. “No tiene ningún sentido molestarlo así al Gringo”, aconsejó un intendente que conoce desde hace años al Gobernador y va a votar la boleta corta y la fórmula FF.
El albertismo asegura que no es necesario dar una pelea a ese nivel y provocar una “guerra” con El Panal, cuando el peronismo de la lista corta está trabajando por los FF “más que los candidatos de la lista larga”. “Los candidatos a diputados del Frente de Todos están tan peleados y tienen tan poco que no aportan nada”, indicó una fuente cercana al presidenciable. En voz baja, admiten que es incipiente “albertismo” cordobés cortará la boleta y votará los diputados de Schiaretti con la lista que encabeza el legislador Carlos Gutiérrez.
Por eso, la bajada de Fernández a Córdoba es analizada minuciosamente y hay dudas sobre el momento para concretarla. Sus asesores opinan que antes de organizar una visita a esta provincia, hay que asegurarse la foto con el gobernador.

Atenuar no es cancelar
Sin embargo, moderar no es cancelar. Ayer Caserio insistió, tras recibir a Fernández en su despacho, con el que el grueso del peronismo cordobés estará con la fórmula de Los Fernández. El senador reunió al bloque del PJ en el Senado para la foto con el candidato presidencial, y luego sostuvo que “el partido aceptó la decisión del gobernador sobre la lista corta pero ahí tambien se tomó la decisión de que para arriba el peronismo quedaba liberado para hacer cada uno lo que quería”. Y tras calificar a Schiaretti de “gran gobernador”, reiteró su apoyo personal a los FF.
Este fin de semana largo el “albertismo” trabajará a full en Córdoba con Caserio. El sábado, un selecto grupo de peronistas y albertistas se reunirá en Villa Carlos Paz para “puntear” el padrón de intendentes y jefes comunales y legisladores que están alineados con la dupla presidencial FF. El objetivo es una foto de todos ellos (o al menos a quienes ellos envíen a Buenos Aires) con Alberto Fernández. Justamente la foto que ayer los principales funcionarios de Schiaretti, Carlos Massei, Carlos Gutiérrez y Oscar González les pidieron que no se tomen.
Habrá que ver ahora cómo opera en los caciques territoriales de Córdoba la prohibición de fotos con Alberto Fernández, porque luego de que el villamariense Martín Gill blanqueara su posición sobre la elección presidencial, varios intendentes que hablaron por separado con Alfil admitieron que habría peregrinación al bunker del candidato.
Al senador cordobés y jefe del bloque del PJ en la Cámara Alta, Carlos Caserio, el pedido del schiarettismo no le llegó, o no lo escuchó. En tanto un rato antes de la foto con los senadores, el presidenciable del Frente de Todos se había mostrado con los gobernadores peronistas que están dentro del PJ nacional.