Fassi sin diplomacia contra el Tribunal de Superliga

El presidente de Talleres explotó contra el órgano de Disciplina, tras conocer el fallo que no condenará con quita de puntos a San Lorenzo y Huracán, por irregularidades en el Fair Play financiero.

Por Federico Jelic

¿Talleres se mete en un terreno escabroso al contraatacar con embestidas feroces al Tribunal de Ética de la Superliga? Faceta desconocida del ex diplomático presidente de Talleres Andrés Fassi, envuelto en llamas por la resolución de parte de los encargados de no sancionar los incumplimientos de los clubes. Más allá de que tenga o no motivos para hacerlo, llama la atención con la dureza, sin exabrupto ni insultos, en que expuso su reclamo, en casi todos los medios del país (sobre todo Buenos Aires), lejos de su perfil diplomático.
Lo hizo con altura, eso sí. Sin dejarse llevar por las pasiones, solo que llama la atención lo contundente que fue con la organización cuando en notas anteriores no hizo más que elogiar que la Superliga, con su presidente Mariano Elizondo a la cabeza, era algo similar a un plan salvataje del fútbol argentino, dentro de los cambios profundos que se están promoviendo.
Pero en este caso, o encontró una respuesta equivocada dentro de sus expectativas o salió a romper relaciones bilaterales con algunos integrantes del formato que hoy explota la imagen del fútbol nacional.
El hecho que desencadenó sus ataques con tapones de punta fue el indulto o la inacción para San Lorenzo y Huracán, dentro de las exigencias del tan pensado Fair Play Financiero. Si les hubieran quitado los puntos como sanción a esos clubes por sus faltas, Talleres hubiera clasificado a la Copa Sudamericana. Aunque el tema es de fondo, no deja de ser mejor ese detalle que podría ampliar la grieta en AFA y Superliga, cuando su rol era más pasivo, perfil bajo y sin estridencias políticas.

Fassi en llamas
“Es una situación totalmente vergonzosa. Muy triste para el fútbol. La mayoría de los presidentes de la Primera División están en contra de esta decisión. Realmente, confiábamos en que definitivamente la sanción iba a ser lo que correspondía, basado en los reglamentos de competencia que tenemos. Y no fue así”, arrancó declarando Fassi, con su habitual énfasis y euforia en cada palabra.
“Estoy muy triste porque es un enorme retroceso para la credibilidad y crecimiento del fútbol argentino. Estoy convencido que la mayoría los presidentes de la Superliga están en contra”, subrayó. Vale remarcar que, de haberse cristalizado, la quita de puntos a Huracán ponía a Talleres a jugar la Sudamericana 2020.
“No me cabe la menor duda que el próximo miércoles, en el Comité de la Superliga, se pedirá una explicación y que renuncie este grupo de colegiados que tomó esta determinación porque es totalmente reglamentaria”, consideró Fassi, enojadísimo. “Ojalá que, realmente, alguna vez en el fútbol argentino tengamos los pantalones para tomar las determinaciones con la seriedad que corresponde. No hablamos de nombres propios. Hubiese sido lo mismo al que le hubiese tocado. No importa si es San Lorenzo o Huracán. No hablamos de nombres propios. Hablamos de los valores y de la idiosincrasia que requiere y necesita el fútbol argentino para cambiar. Es vergonzoso y es un retroceso a la credibilidad del crecimiento de nuestro fútbol. Se tiene que respetar el reglamento”, cerró el presidente de Talleres.
De todas maneras, más allá de pedir la remoción del Tribunal de Disciplina, Fassi imaginaba un apoyo masivo y frontal de los demás clubes, algo que finalmente no ocurrió en la reunión final.
Fassi, justamente, también tiene vínculos con el Pachuca, club que vive en carne propia el aspecto “no cumplidor” de San Lorenzo, y que lo llevó ante el TAS por la deuda que el club azulgrana mantiene con los “tuzos” por el pase de Rubén Botta. En esa otra vía de reclamo, el “Ciclón” tiene hasta el 30 de junio para pagar y zafar de la sanción que, ahí sí, podría incluir quita de puntos.
“Estamos ante una situación que va mucho más allá de la participación de Talleres en copas internacionales, que tiene que ver con una sanción disciplinaria en relación a un incumplimiento que han tenido San Lorenzo y Huracán”, comenzó el mandamás con explosivas declaraciones. “Estamos en la antesala de saber si vamos a tener un fútbol argentino serio”, agregó Fassi molesto por la demora del tribunal en expedirse.

Sin nada de nada
Desde Superliga, no solo que no se hizo lugar al reclamo-denuncia de Fassi, sino que además de ratificarse el fallo, se le dio la espalda al hombre fuerte de Talleres. De hecho la moción casi no tuvo fuerzas, ninguna otra institución acompañó esa intención del club de barrio Jardín, por lo que el hombre fuerte de Pachuca quedó solo y aislado. Las obligaciones incumplidas no fueron condenadas por el Tribunal, y de esta forma, suma una fuerte derrota en los escritorios dentro de un contexto donde siempre supo maniobrar su postura sin ser perjudicado.
¿Puede tomarse esto como un revés político, tras una gestión inconclusa o mejor dicho fallida? ¿O le sirve a Fassi en función de posicionarse de cara al futuro, como una factura pendiente a su favor? La otra mirada es que fue perdiendo fuerzas al meterse en un asunto escabroso, real y con fundamento pero espinoso, dentro de un contaminado fútbol argentino donde todo se esconde bajo la alfombra, con el “siga, siga” que tanto daña en imagen y credibilidad a los jueces encargados de impartir justicia de una vez por todas.
¿Quedarán secuelas y rencores para Talleres en ese Tribunal ratificado? ¿Habrá devolución de facturas para su club? Solo Dios sabe cómo continuará su historia, si Fassi continuará gestionando en voz alta o buscará ahora sí un acto diplomático donde no pueda sufrir perjurios su proyecto en barrio Jardín. Pero levantar la voz en esta AFA vengativa tiene sus consecuencias. No tanto por la sentencia final, sino por el escaso y nulo acompañamiento de otros dirigentes ante este incumplimiento. Quien fuera portavoz de la revolución, incluso bien visto en las altas esferas de AFA incluso a pesar de mostrar disidencias con la gestión del presidente Claudio Tapia, hoy debe recalcular y rearmar su modus operandi si pretende sobrevivir y reacomodarse en un panorama con alianzas bajo la mesa pero a la hora de cantar, nadie da la cara. Y eso sufrió precisamente el “Zorro” de Pachuca la semana más clave de todas.