Amagues de listas múltiples para PASO del resucitado Cambiemos

Firman el acuerdo entre la UCR, el PRO, el Frente Cívico y la CC-ARI

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Los cuatro presidentes de los partidos de la inestable sociedad Cambiemos firmarían hoy el acuerdo político para las elecciones nacionales. El pacto debe ser ahistórico: no se debe hablar sobre lo que sucedió el 12 de mayo (ni antes). Tampoco, de lo que pueda pasar más adelante.
En el Palacio 6 de Julio, el radical Ramón Mestre será el anfitrión del macrista Darío Capitani, del “juecista” Luis Juez, y del lilista Gregorio Hernández Maqueda.
La etiqueta del encuentro obliga a los contertulios a evitar las referencias al tenebroso pasado reciente de Cambiemos, alianza que fue dinamitada por el PRO y por el Frente Cívico al retirarse ambos partidos del acuerdo inscripto en la Justicia Electoral, lo que facilitó el camino de Juan Schiaretti. Puede imaginarse que cualquier pase de facturas que pretenda hacerse sobre aquellas desventuras pondría otra vez a la sociedad al borde de la quiebra.
Tampoco habrá definiciones respecto de quiénes integrarán la lista de candidatos a diputados nacionales, porque de hecho ni siquiera puede asegurarse que habrá una sola boleta de Cambiemos en las PASO de agosto.
El Congreso Provincial de la Unión Cívica Radical, que sesionó el sábado pasado, aprobó por amplísima mayoría ir a la alianza con el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI. Solamente votaron en contra siete congresales, del grupo Asamblea Radical y de la OTR (Organización de Trabajadores Radicales), recordando que fueron los mismísimos aliados los que bombardearon Cambiemos como si el gran objetivo hubiera sido favorecer las chances de Schiaretti.
Los congresales no dieron mandato para cerrar una lista única, por lo que el radicalismo se reserva la posibilidad de eludir una nueva sangría con una oferta variada, aprovechando que esa es la gran ventaja de las PASO.
Todavía nadie lo oficializa, pero un par de grupos internos amenaza con llevar una lista propia en las primarias, apostando a que podrían mostrar sus valores dentro del radicalismo (la experiencia de Dante Rossi contra Héctor Baldassi, en las PASO 2017, es un ejemplo de lo tentador que puede ser jugar solos).

Plazos
El plazo para presentar el juego de las alianzas es el miércoles 12, por lo que esta vez no habría dramatismo; pero el sábado 22 se anotan las listas de candidatos, y hasta entonces sí habrá forcejeos. Los tironeos dependerán, en mayor medida, por el nivel de intervención que la Casa Rosada pretenda tener sobre las decisiones locales.
Mario Negri y Oscar Aguad son soldados de la causa macrista, pero el resto de los grupos internos, empezando por el mestrismo, no admitirán que otra vez Mauricio Macri y Marcos Peña tomen la lapicera y escriban los nombres de los candidatos a diputados nacionales. Si eso sucede, en la pretendida lista de unidad, surgirían las nóminas alternativas para las PASO. Incluso en la Coalición Cívica-ARI no descartan una lista propia si no se les respeta el lugar que hoy tiene Leonor Martínez Villada.
Cambiemos ganó cinco bancas en 2015, botín que será muy difícil conservar este año (dos radicales, dos el PRO, y una la Coalición Cívica-ARI). En las conversaciones que hay se habla de ganar cuatro.