En un mes cambian autoridades del Colegio de Abogados

Hay cuatro listas en carrera para las elecciones del 26 de junio. Ignacio Segura, Andrés Bauza, Alejandro Pérez Moreno y Mariano Jándula Torres aspiran a presidir la entidad

Por María del Pilar Viqueira

El candidato de Unión Profesional, Ignacio Segura, dialogó con Alfil.

En un mes, el Colegio de Abogados de Córdoba elegirá nuevas autoridades.
Hay cuatro listas en carrera para las elecciones del 26 de junio.
La lista 33 -Unión Profesional- es encabezada por Ignacio Segura; la número 8 -Acción Profesional- lleva como candidato a presidente de la entidad a Andrés Bauza; la 1 -Abogacía Unida- postula al letrado Alejandro Perez Moreno y la 27 – Espacio Independiente- promueve a Mariano Jándula Torres.
Héctor Echegaray, actual titular del colegio, respalda públicamente a Acción Profesional.
Consultado por Alfil, Segura precisó que representa a un espacio amplio y plural, conformado tanto por abogados que están actualmente en el directorio como por letrados que quieren conformar una alternativa a la actual conducción.
Además, opinó que el colegio debe reposicionarse ante la sociedad en su conjunto y, específicamente, ante los abogados. “No puede estar ausente de la agenda de discusiones que necesariamente se deben dar; todo ello, en pos de velar por un mejor ejercicio profesional, trabajar en la jerarquización de la abogacía y la permanente defensa gremial”, agregó.
Segura puso énfasis en la necesidad de que haya compromiso de los colegiados para reivindicar tanto su rol como su imagen.

Propuestas
En cuanto a las propuestas de Unión Profesional, enumeró recuperar la representación gremial; volver a instalar al colegio como una voz de opinión importante y digitalizar a la entidad, a través de plataformas online, como redes y aplicaciones, para que haya un mejor acceso a los servicios que brinda.
También citó la necesidad de exigirle al Judicial que avance con la digitalización de expedientes, para poder incorporar escritos, pruebas y demás actos procesales y mejorar los tiempos de la Justicia, y de reclamarle a los otros poderes del Estado que participen en la elaboración de las leyes que tengan directa relación con el ejercicio profesional.
El letrado también detalló que otra medida será solicitar que la Sala de la Cámara Única del Trabajo, que en la actualidad tiene una mora en la fijación de las audiencias de vistas de causa superior a doce meses, trabaje en doble turno; ello así, para que el dictado de las sentencias no superen el término del año y medio, como máximo, desde la remisión de la causa a la Cámara.
Por otra parte, expuso como otra iniciativa la creación de un canal de denuncias directo, de fácil acceso, para que los matriculados puedan poner en conocimiento al Colegio de Abogados deficiencias a la hora de la regulación de los honorarios.
En esa línea, precisó que la agrupación que lidera buscará crear una Comisión de la Defensa de los Honorarios Profesionales, con el objetivo de que emita dictámenes para ser utilizados por los abogados en sus juicios.
Entre las cuestiones que resaltó como importantes para los próximos dos años, expuso, esencialmente, “defender al abogado desde el colegio en forma permanente e irrestricta”; que la entidad esté presente y que los letrados la consideren un espacio de contención.
Las últimas elecciones en el colegio se hicieron mientras se hablaba de una “crisis terminal” de la Justicia local. Al respecto, y sobre el panorama actual, Segura aseguró que es innegable que en el país hay una grave crisis institucional, en todo orden, y que ello, por decantación, afecta la prestación del servicio de Justicia, entendiendo a la justicia como un bien social. “Debemos acercar aun mas la Justicia a la ciudadanía, y en ello el abogado deber tener un rol protagónico”, afirmó.

Oficialismo
En julio de 2017, vía alianza, el oficialismo en el Colegio de Abogados, por entonces Acción Profesional, ganó las elecciones.
Sumó espacios que hasta los comicios eran oposición y la estrategia rindió sus frutos: se llevó poco más del 47 por ciento de los votos y mantuvo a Echegaray al frente de la entidad.
En tanto, Fernando Martínez Paz, encabezando la lista Nueva Participación, se quedó con el 33 por ciento de los sufragios.
La campaña oficialista se desarrolló mientras había cierta tensión en el ámbito del Poder Judicial.
Cabe recordar que a comienzos de aquel año la entidad difundió una encuesta relevando las opiniones de unos 400 profesionales que litigaban en la primera circunscripción. El resultado vinculado a la imagen de la Justicia no fue alentador.
Poco después, a horas de que el TSJ abriera el año judicial, el presidente de Asociación de Magistrados, Mario Capdevila, también en campaña, hizo duras valoraciones. Los tiempos electorales propiciaron declaraciones de alto perfil y el camarista aseguró que la Justicia local estaba en una situación de “crisis terminal”.
Sus afirmaciones fueron desmentidas por los miembros del Alto Tribunal, que luego recibieron a los representantes de jueces y funcionarios. En esa reunión los ánimos se calmaron y hubo consenso en algunos puntos.
Con el correr los días, los actores involucrados pasaron a referiste a una “crisis”, a secas.