PRO también tuvo su “convención” para puntear candidatos

Javier Pretto y Soher El Sukaria concentran el respaldo del partido para pelear por un lugar en la boleta legislativa nacional de Cambiemos.

Por Yanina Passero
[email protected]

PRO-PrettoEl diputado Javier Pretto fue el anfitrión de la “convención PRO” que tuvo lugar anoche, en el quincho de su casa ubicada en Villa Warcalde. Se dieron cita los referentes departamentales del macrismo local, también algunos intendentes que lograron revalidar títulos en tiempos de crisis como Pedro Dellarossa (Marcos Juárez) y Eduardo “Gato” Romero (Villa Allende).
La deliberación radical de Parque Norte los apura. Cambiemos no explotó como se preveía, pero cada miembro aprovechará la vulnerabilidad del presidente Mauricio Macri para plantear condiciones. Este no es exactamente el caso del partido que lidera en Córdoba, Darío Capitani, porque sienten que los éxitos o fracasos de su conductor son también suyos. Sin embargo, la postura no excluye el intento por mejorar sus chances en el poroteo con sus aliados locales (UCR, Frente Cívico y CC-ARI).
El ágape previsto para acercar a la dirigencia amarilla después de un proceso electoral provincial y municipal en el que contaron más ganancias que pérdidas, ofreció el espacio para proponer pretensiones sobre la mesa. Básicamente, reinó la modalidad parroquial del “hable ahora o calle para siempre”.
Cierto es que la formalidad fue innecesaria porque en el PRO hay consenso en que Pretto debe ser el candidato a diputado por Córdoba en la lista que compita en octubre. Este medio contactó a algunos dirigentes con voz y voto en la conducción partidaria y no desmienten la versión que el propio jefe de la bancada amarilla en el Congreso, Nicolás Massot, había deslizado días atrás a los íntimos.
Pese a la conformidad que se evidencia, la legisladora Soher El Sukaria, es otra de las dirigentes que tiene fuerte respaldo para ser la oferta del espacio, en que caso que desde la Casa Rosada indiquen que el PRO completará la línea reservada para una mujer.
Dellarossa y Romero, intendentes en posición de exigir a la luz de sus resultados en las urnas, no ofrecieron resistencia. Ambos aseguran que harán todo lo que esté a su alcance para que Cambiemos continúe en el poder por cuatro años más. Al fin y al cabo, este no es su momento y es probable que aporten nombres para rellenar los espacios formales de toda boleta legislativa.
Las expectativas en esta oportunidad son moderadas. Los macristas asumen que no lograrán cinco diputados por Córdoba en el próximo turno como en 2017. Los más entusiastas hablan de cuatro escaños, aunque no es la opinión dominante.
Ahora bien, hay un tercer actor que concentra la atención de los pioneros del PRO. El viceintendente de Córdoba, Felipe Lábaque, tiene muy buenos vínculos con Macri y funcionarios de la Casa Rosada, también con el titular del Palacio 6 de Julio, Ramón Mestre. Los amarillos albergan la sospecha que no puede descartarse una jugada presidencial similar a la que ubicó al entonces intendente de Jesús María, Gabriel Frizza, en el tercer renglón de la papeleta legislativa hace dos años atrás. Lábaque tiene el perfil indicado para aplacar internas radicales y macristas, además de ser un hombre de la confianza del mandatario nacional.
¿Y Héctor Baldassi? Viajó a Buenos Aires por sus compromisos en el Congreso de la Nación pero también para mantener reuniones políticas, según deslizaron desde el entorno del diputado. Independientemente de su tour por despachos ubicados en Balcarce 50, el ex árbitro internacional no fue invitado a la asamblea nocturna del PRO, que siguió los derroteros de los radicales en Parque Norte.
El presidente Mauricio Macri vendrá a principios de junio a Córdoba, según informaron a fuentes locas que tuvieron contacto con la Secretaría Privada de Macri, a cargo de Fernando de Andreis. Probablemente, la agenda no dedique un apartado a las menudencias locales, pero anticipan días intensos en la vida partidaria de los aliados en Cambiemos.