Para Vidal, Negri es Cambiemos (no UCR)

La gobernadora identificó al binomio de Córdoba Cambia con los valores de la alianza que ganó las elecciones presidenciales de 2015. Pidió directamente el apoyo a Negri y Héctor Baldassi el próximo domingo.

La gobernadora macrista, María Eugenia Vidal, rompió el cerco bonaerense para hacer campaña por el binomio de Córdoba Cambia, Mario Negri y Héctor “La Coneja” Baldassi. Pidió disculpas por la dilación. Comprensible: una incursión fuera de su bastión agitaría el operativo clamor del círculo rojo que descree en el potencial electoral del presidente Mauricio Macri frente a Cristina Fernández.
Una vez que los popes de Cambiemos enterraron el “Plan V”, la dirigente de la coalición que ostenta inmejorable posición en las encuestas de opinión pidió el voto para los diputados que tienen como objetivo de máxima suceder al gobernador Juan Schiaretti, aunque el real es dejar por debajo al radical Ramón Mestre.
“Debería haber estado unos días de atrás. Tenía el compromiso de venir con Mario y con “La Coneja”; con todo su equipo. Tenía un compromiso con los cordobeses, un compromiso que nace del amor que tiene Cambiemos por esta provincia, que Mauricio tiene por esta provincia”, inició Vidal su discurso en el Hotel Quórum.
La omisión al candidato a intendente, Luis Juez, presente en el escenario, pegó fuerte en el corazón del Frente Cívico.
Seguidamente, la exjefa de gobierno porteño justificó su incursión apelando al espacio de pertenencia: Cambiemos. “Los equipos están para acompañarse cuando expresan los mismos valores”, remarcó.
“La política se equivoca, se equivoca mucho, cuando cree que un candidato gana una elección. Gana lo que representa. No gana una persona o un partido”, el preámbulo de Vidal para pedir el respaldo a Negri en las urnas, el domingo. Y continuó: “Nosotros en 2015 ganamos porque representamos lo que estaba en el corazón de los bonaerenses, que era la no resignación”.
Fue evidente el intento de la referente nacional de Cambiemos de comparar desafíos: el propio, cuando buscó la gobernación de una provincia cooptada por el kirchnerismo y marcada por la impronta de los “barones del conurbano” y la de Negri, en pocos días, que tratará de impedir que el peronismo alcance su cuarto de siglo en el gobierno de la provincia.
“Espero que este equipo, el domingo, represente lo que esté en el corazón de los cordobeses. Se lo que quiero para esta provincia, que es lo que yo quiero para la mía”, cerró ante una ovación y algunos gritos de “Vidal, presidenta” que apagaron rápidamente por lo inoportunos.
Negri tuvo el broche de oro de campaña con el acto impecable de Vidal, aunque medido. Si lograra captar adhesiones nuevas no podrá determinarse, aunque la estrategia de identificación de Córdoba Cambia con la identidad/proyecto de Cambiemos no puede disimularse.
El candidato a gobernador Ramón Mestre reprochó los desembarcos porteños, pero Negri los incorporó como plato fuerte de su campaña. El reconocimiento explícito de sus objetivos electorales es una muestra más de que la interna prevista para marzo se resolverá en cinco días, mientras todo parece indicar que Schiaretti los mirará desde el primer lugar en el podio.

Los puntos
Antes de llegar a Córdoba, Vidal destacó que “no se puede gobernar sin dialogar” y, en ese marco, analizó que el acuerdo que propicia el gobierno nacional con todo el arco político, y que incluye consensos mínimos y básicos, “da previsibilidad a los argentinos”.
Vidal formuló esas declaraciones en el Malba, durante el ciclo “Democracia y Desarrollo” organizado por el diario Clarín, en el que también señaló que “el diálogo es bueno en todo momento”, y remarcó que “cualquier presidente en diciembre va a necesitar consensos”.
“Este acuerdo de consensos básicos da previsibilidad a los propios argentinos en materia económica. No es un plan de gobierno, ni una plataforma electoral”, dijo Vidal, al tiempo que señaló que estos consensos “deberían ser acordados y respetados por todos”.
“En cualquier sistema democrático, los consensos son necesarios siempre. No hay que someterlo sólo a una mirada de coyuntura. A veces los argentinos olvidamos consensos que ya construimos y que son resultado de 30 años de democracia”, dijo durante su exposición, que contó con la presencia de funcionarios, diputados oficialistas y de la oposición, y referentes políticos.
“Cualquier presidente en diciembre va a necesitar consensos”, dijo Vidal, y agregó que “cuánto antes lo logremos, mejor”.