Si el kirchnerismo se mueve, sus chances de reducen

Las escenas que rodearon al paro o las marchas de apoyo a Maduro dejan expuesto lo peor del kirchnerismo, refrescando los motivos que lo llevaron a perder las últimas tres elecciones.

Por Javier Boher
[email protected]

Un sistema electoral es un conjunto de reglas a través de la cuales la voluntad popular se traduce en bancas o cargos de gobierno. Es la forma en la que se busca saber quién va a tener la legitimidad para expresarse en nombre del pueblo.
En una democracia representativa el reparto de los espacios de poder debe ser lo más justo posible, a fines de mantener la credibilidad de todo el sistema político. Sin embargo, y al igual que tantas otras cosas, los sistemas electorales no son perfectos.
Los últimos días dieron una muestra de los límites del sistema político y la distancia que separa a la voluntad del pueblo del mandato que ejercen los representantes.
El paro convocado por el sindicalismo combativo -aunque válido y legítimo dentro de las reglas del sistema democrático- reflejó la amplia brecha que existe entre los trabajadores y las cúpulas sindicales, y entre éstas y las instituciones republicanas.
La convocatoria y el acatamiento estuvieron lejos de lo que esperaban los organizadores, lo que dejó en evidencia que la validez del reclamo no es suficiente para aglutinar a los desencantados con la gestión de Mauricio Macri.
En este caso, la representación es tan parcial y sectorizada -incluso partidaria- que no logra convencer más allá de las demostraciones de fuerza con las que muestra cohesión y verticalidad, porque en esta particular coyuntura política de la Argentina no se puede obviar que la gente se toma más en serio la representación electoral -de ahí que todavía haya casi 40% de indecisos-.
El nuevo brote de violencia en Venezuela, con el gobierno liderado por Guaidó tratando de arrebatarle el poder real a la dictadura de Maduro, volvió a exponer que la grieta que divide a los argentinos está motivada por mucho de lo que se vio en aquellas escenas de enfrentamientos en el norte del subcontinente.
Mientras el sindicalismo trataba de mostrar una convocatoria medianamente convincente, otros grupos que defienden el mismo modelo de país salieron a manifestar en contra del intento del pueblo venezolano de romper la dominación violenta que ejerce la dictadura de Maduro.
Esas imágenes son parte del combustible que necesita la maquinaria comunicacional del gobierno para echar a andar su proyecto electoral. Aunque permanezcan guardadas y oprimidas, las razones que llevaron a la gente a votar por Macri y no por Scioli siguen presentes, porque no tenían un trasfondo económico, sino social y político.
2015 fue un año de crecimiento económico, y lo que motivó al electorado no tuvo que ver con eso, sino con cuestiones más profundas. El sistema electoral transformó este malestar ante la prepotencia del kirchnerismo en un ajustado triunfo del macrismo.
El poco acatamiento al paro o la cantidad de negocios abiertos en un feriado sagrado como el del Día del Trabajador pueden explicarse por dos razones principales, siendo la más importante la crisis económica. Ahora bien, que en ese contexto de crisis la gente elija trabajar y no protestar puede ser un síntoma de que no hay nadie tan persuasivo como para obviar los mecanismos institucionales por los cuales se sabe que hay que esperar hasta octubre para sellar el destino del gobierno -y sus rivales-.
Esa realidad deja a la vista que lo que en las últimas semanas pareció un repunte del kirchnerismo es en realidad una hábil estrategia de marketing.
Sin ganar ninguna gobernación (en las que renovaron peronismos cercanos al gobierno, o al menos los no confrontativos), sin candidatos en Córdoba, sin candidato definido a nivel nacional ni para provincia de Buenos Aires, con el apoyo de Moyano, Moreno y los que marcharon a favor de la dictadura de Maduro, el kirchnerismo exagera los rasgos que lo hicieron perder en 2015.
Por eso, aunque el contraste económico indique que el trabajador raso está peor que cuando Cristina y los suyos dejaron el poder, el tiempo no ha hecho olvidar los abusos y atropellos perpetrados, que saltan a la vista cada vez que sienten que pueden recuperar la conducción del gobierno.
El sistema electoral argentino fue modificado a medida de Menem hace un cuarto de siglo, lo que le da una serie de particularidades que hacen difícil que se llegue al ballotage, aún cuando las mayorías no son claras y el bipartidismo no es palpable.
Con un kirchnerismo que se repliega en su núcleo duro y repele a los demás, sumado a un peronismo federal que no puede trabajar como una unidad, no son menores las chances de Macri para reelegir en primera vuelta. Mientras los que no fueron elegidos por nadie se sigan creyendo portadores de verdades para todos, seguramente el sistema electoral continúe filtrándolos y dejándolos con ganas de volver.