Podio para facciones de Cambiemos en Oliva (pero ganó Mestre)

El macrismo perdió la intendencia de la ciudad cabecera de Tercero Arriba a manos del dirigente local patrocinado por el candidato a gobernador por la UCR. La Coalición Cívica-ARI quedó en segundo puesto.

Por Yanina Passero
[email protected]

Si al macrismo nacional lo único que le importa, en términos políticos, es reelección presidencial de Mauricio Macri en octubre, es probable que el resultado de la elección de Oliva los motive. Cambiemos concentró en la ciudad cabecera del departamento Tercero Arriba cerca del 75 por ciento de los votos.
Lo cierto es que la tajada debe dividirse en tres, ofreciendo un resultado que avivará la interna de los ex aliados que pelean por el premio grande el 12 de mayo: la Provincia. El candidato a gobernador por la UCR, Ramón Mestre, cantó victoria en el bastión amarillo que comandará hasta el 10 de diciembre el titular de la Comupro, Oscar Tamis.
El exponente radical de Oliva, Octavio Ibarra, será el próximo intendente por el 30,41 % de los votos. Mientras que el hombre del partido de la diputada nacional Elisa Carrió, Carlos Actis Pozzo, concentró el 26,71 %. En tercer lugar quedó Javier Prenna, el macrista que no logró capitalizar el 60% de imagen positiva y de gestión de su mentor.
Naturalmente, la noticia cayó como un baldazo de agua fría en las filas del PRO. Esperaban una pulseada reñida pero no la derrota, conforme a las encuestas y el capital político del jefe de los intendentes del espacio. Sin dudas, que el aliciente fue el cuarto puesto de Unión por Córdoba. Aunque, a decir verdad, la ventaja amarilla fue de tan sólo 20 votos, con el 100% de las mesas escrutadas.
El resto, decíamos, será insumo de campaña. Mestre no tardó en capitalizar el triunfo radical de Oliva que no se daba desde hace tres décadas y por elevación el segundo y tercer puesto que sacaron los aliados de Mario Negri.
Para explotar la ventaja y plantear una tendencia, el intendente de Córdoba se encargó de hacer conexiones: “Hace pocos días festejamos con Leopoldo Grustrump el triunfo del radicalismo en Pilar tras 12 años de intentarlo, y ante una clara maniobra populista para aferrarse al poder a cualquier costo”.
Y empalmó: “Hoy estoy acá en Oliva, con Octavio, celebrando una nueva victoria del radicalismo en este caso después de 32 años”. Ante medios locales, Mestre manifestó su convencimiento de que llegará a gobernar la provincia.
“La fuerza de las intendentas e intendentes, de cada dirigente, mujeres y hombres en cada punto de la provincia puede más. Córdoba se hace más fuerte con la propia fuerza de los intendentes”, destacó el candidato a gobernador.
Era previsible que Mestre explotara el fortalecimiento de la UCR en distritos clave, en especial en la última parada electoral antes de las elecciones de mayo. Apuntala el paso siguiente en su estrategia: exigir a nivel nacional que Cambiemos contenga a su partido en un plano activo y no de mero acompañamiento.

Reflexiones
Como sea, los análisis se hicieron en el búnker del oficialismo con el resultado caliente. La irrupción de un joven en la política local constituye la médula de las reflexiones macristas. Actis Pozzo, productor y secretario adjunto 2º de la CC-ARI de Córdoba, fue una sorpresa, también para los encuestadores.
Reconocen que los informes que recibió Tamis de su consultor habitual ubicaban al joven ingeniero con 14 puntos de intención de votos, pero le faltó poco menos de dos puntos para doblar la proyección. ¿A dónde fueron los votos del oficialismo? No dudan al asegurar que engordaron el caudal base de la nueva oferta.
Con la explicación matizan el triunfo de Mestre, a quien le atribuyen un crecimiento de 2015 a la elección del domingo de sólo 200 votos. En tanto, el peronismo mantuvo su caudal de sufragios habitual en la localidad. A diferencia de las elecciones del 14 abril no puedo servirse de la atomización de Cambiemos, que reportó al PJ 28 nuevas ciudades y pueblos.