Concejo puzzle: Olga drena dirigentes, el PJ absorbe, ADN engrampa

Masucci ya tiene un pie en el bloque UPC. La candidata a concejala del peronismo, Victoria Flores, sigue en bloque propio. Dómina, a cargo de la bancada UPC, no tiene lugar en ninguna lista.

Por Bettina Marengo

En el extraño mundo de este Concejo Deliberante, ya nadie espera que suceda algo importante en lo que queda del año. Las fuerzas políticas estiman que, hasta el 12 de mayo, las aguas estarán tranquilas porque los dirigentes y funcionarios se meterán en la campaña para la doble elección de goberndor e intendente. El intendente Ramón Mestre no puede provocar ni el aleteo de una mariposa en la resquebrajada bancada oficialista dividida entre propios, prestados y negristas. Y después de las elecciones, si Cambiemos-Juntos por Córdoba no retiene el gobierno, comenzará una larga transición con movimientos y repercusiones aun no determinados. Y quien gane, estará pensando en asumir u
Sin embargo, las bancas siguen crujiendo, aunque no sea por el peso de las ideas. Tanto, que la pregunta no retórica es si habrá reacomodamiento/sinceramiento de bancas antes del traspaso oficial del 10 de diciembre.
En las últimas horas Fernando Masucci, el concejal de Fuerza de la Gente, empezó su preembarque hacia el avión de Unión por Córdoba.  Masucci argumenta que, sin unidad entre el PJ Capital y Olga Riutort para la candidatura a intendente y vice, no tiene sentido su permanencia en ese espacio. Ni futuro: aspiraba a un buen lugar en la lista Riutort-Martín Llarena.
Eterno inquilino sin contrato, el dirigente de la 11° depende de las decisiones de Luis Juez porque es el suplente del ex senador, como se verá más abajo.
Si el pase se confirma, será una nueva pérdida para el bloque que reporta a Riutort que ya vio partir a Victoria Flores, la hija de la actual candidata a intendenta. Massucci integra el espacio de la dirigente desde su divorcio con el fallecido José Manuel de la Sota. En la división matrimonial de dirigentes capitalinos, el edil se quedó con la dama, que era la que manejaba entonces el PJ Capital.

Rarezas peronistas
En tanto, el bloque PJ es una rareza. La posible llegada del olguista se suma a la del ex ADN Santiago Gómez, ex dirigente de Daniel Giacomino, quien desde hace algunas sesiones se sienta formalmente junto al peronismo.
En cambio, el concejal de ADN vía Apec, David Urreta, decidió quedarse en el menguado bloque de Tomás Méndez, pese a que su partido Acción por el Cambio volvió a UPC, ahora Hacemos por Córdoba. Por amistad personal, Urreta resolvió acompañar al periodista hasta el 30 de noviembre y no migrar al rincón del PJ, donde supuestamente le correspondería ubicarse.
Párrafo aparte merece otro ex ADN, Marcelo Pascual. El empresario vial que fue compañero de fórmula de Méndez y luego dejó el espacio se quedó sin nada (electoralmente hablando), luego de que se bajara la lista de candidatos del Frente Córdoba Ciudadana, donde él iba como postulante a intendente-concejal. Medio en broma, medio en serio, algunos lo ven rumbeando a los lares del PJ.
Tampoco se ha acercado al bloque que conduce Esteban Dómina (al menos por las vías formales del Concejo) la edil Flores, quien ingresó con la lista Fuerza de la Gente. Tori, como la llaman todos, es la primera candidata a concejal de la lista Martín Llaryora-Daniel Passerini para el 12M. En 2017, la concejala formó un bloque unipersonal denominado Pensando Córdoba, donde aun se mantiene. Aunque la convivencia con UPC es lógicamente muy buena, muchos creen que la dirigente debería dar por cancelada la unipersonal.
En cuanto a Dómina, su situación también es particular: es el presidente del peronismo en el Concejo, pero no aparece en las listas de concejales ni de legisladores provinciales de su partido y, según sus más cercanos, no ha recibido ofrecimiento alguno para el futuro.
En 2015, a Dómina lo llamó De la Sota en persona para ofrecerle el cargo de candidato a intendente de la ciudad (sabiendo que UPC perdía con Mestre y con Méndez). El historiador, que llegó a ser presidente de la Cámara de Diputados de la provincia y ministro de Finanzas del primer De la Sota, quiso ser jefe comunal en 2003, pero el gobernador se decidió por Alfredo Keegan, de Apec. Ese fue el año que Juez le ganó por paliza a peronistas y radicales.
Dómina ejerce como edil, pese a que no es lugar donde más cómodo se siente. “No le reconoce nada”, dijo un PJ que lo quiere.

Licenciado Juez
En cuanto a Juez, su situación es poco explicable. Al igual que Graciela Villata, el actual funcionario nacional nunca ejerció ni asumió el cargo de concejal al que llegó por ser candidato a intendente en 2015. Había prometido sentarse en las sillas de plástico del recinto, según consta en declaraciones mediáticas. El ex embajador se postula nuevamente como intendente por la lista de Córdoba Cambia, que lleva al radical Mario Negri como candidato a gobernador, pero durante los últimos tres años evitó meticulosamente el Concejo Deliberante, sin renunciar.
De hecho, el 1 de marzo pasado ingresó el cuarto o quinto pedido de licencia: los dos primeros años fueron licencias anuales y luego comenzó a solicitar permisos más cortos. Sin embargo, el  candidato podría suspender su última licencia, si lo desea, para jugar la campaña desde un puesto más cercano a la ciudad, algo que pocos creen que sucederá.