PRO pide unidad, pero juega a favor de Mestre

El macrismo local no acompañará la impugnación a la elección interna y pidió a la Mesa Nacional que reaccione para evitar una ruptura. Como el Intendente, el partido amarillo sostiene que los comicios del 17 de marzo pueden realizarse.

Por Yanina Passero
[email protected]

Primero fue el diputado y tutor del PRO local, Nicolás Massot, quien defendió abiertamente la interna de Cambiemos para elegir las fórmulas provincial y municipal. Después, la dirigencia completa del partido amarillo entendió que el proceso democrático es la única alternativa vigente para evitar la ruptura de Cambiemos, además de la intervención de la Mesa Nacional.
Los giros discursivos del armador amarillo son, a esta altura, habituales. Desafió al intendente Ramón Mestre cuando le dijo que la alianza trascendía los nombres propios. Luego, estuvo a punto de cerrar un acuerdo político potente con el también presidente de la UCR de Córdoba. El radical Rodrigo de Loredo sería el delfín municipal y el PRO trabajaría sin descanso por una fórmula que finalmente se compuso, pero sin mediación de Massot.
Ahora en las filas del otro precandidato a gobernador, Mario Negri, Massot se embanderó con la prédica del consenso, no por preferencia sino por mandato de los popes de la Casa Rosada. Movió todos sus hilos para que el macrismo local no acusara recibo por el timonazo que le obligaron a dar y obtuvo buenos lugares en las listas, aunque no faltaron los disconformes.
Fue el fin de semana de Carnaval cuando el exdirector de Reforma Política de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sorprendió con un nuevo giro. Afirmó que la interna de Cambiemos puede realizarse y que se presenta como una opción razonable para dirimir candidaturas, pero por sobre todo, para mantener la cohesión de la entente que lidera el presidente Mauricio Macri.
Sin embargo, un posicionamiento que habría sido a título personal no tardó en extenderse entre los miembros del PRO Córdoba. A nivel orgánico, debatieron durante el fin de semana las inconveniencias de que fuera el macrismo el facilitador de la ruptura.
En concreto, desde la fuerza que preside Darío Capitani entienden que aportarán a la atomización de Cambiemos si apoyan abiertamente la impugnación de la interna del 17 de marzo. Negri, su compañero de fórmula Héctor Baldassi y el precandidato a intendente, Luis Juez, presentarán hoy un escrito donde detallarán cuáles son las faltas de garantías del proceso.
En la antigua casona que la Ucedé presta al macrismo comentan que el PRO no puede ser el partido que aporte a la caída de la interna, aunque reconocen que esperan que esto suceda con la impugnación y la intervención de la Justicia Electoral. “La interna es realizable”, resaltan en sintonía con el discurso de Mestre, curiosamente, el rival.
“Debemos bregar porque no se rompa Cambiemos; esto no tiene que ver con un cambio de postura política porque el PRO se mantendrá dentro de las decisiones tomadas con Negri”, aclaran rápidamente. Lo cierto es que el macrismo ya no oculta su desencanto con el vocero de Cambiemos en la Cámara baja. Observan inoportuno que Negri, Baldassi y Juez trabajen para que la interna no se concrete, incluso señalan que muestran “debilidad política” con su estrategia.
Como era de esperarse, en el Grupo Balcarce ya miran con desconfianza los vaivenes amarillos. Tejen algunas hipótesis que colocan a De Loredo en el centro de la escena. ¿El macrismo busca reconstruir relaciones con el expresidente de Arsat?, algunas de las preguntas que se escuchan en los mentideros de Cambiemos.
En el PRO lo niegan y aseguran que serán coherentes con el pedido de la Mesa Nacional de redirigir los esfuerzos a Negri, Baldassi y Juez. Claro, no sin pases de facturas porque entienden que la mediación se debería haber producido hace tres meses atrás. Mientras, este medio pudo conocer de calificadas fuentes de Buenos Aires, que el organismo de decisión de la alianza aún no definió una fecha de reunión por lo que descartan novedades para esta semana.
Capitani les pidió reacción. Anoche, se conoció una nota que presentarán a la Mesa de Cambiemos donde exponen las dificultades y discusiones sobre la factibilidad o no de la interna. “Tal circunstancia nos coloca ante el riesgo cierto de que se judicialice este proceso y dado lo exiguo de los plazos del cronograma electoral provincial, estamos ante la posibilidad de que Cambiemos no pueda inscribir sus candidatos para la elección general del día 12 de mayo, o peor aún que se fracture dicha coalición”.
Seguidamente sugieren que “antes de tomar la decisión de dar por tierra las elecciones internas acordadas”, se prevea una alternativa que “no implique ruptura del espacio Cambiemos en todas las elecciones que se vendrán en este año en curso”.