Sin acuerdo con UEPC, se posterga el inicio de clases

El gremio docente rechazó ayer la oferta de la Provincia, adherirá al paro que impulsa Ctera para el 6 y 7 de marzo, y se plegaría también a la huelga internacional de mujeres del 8-M.

Por Felipe Osman

Aunque en líneas generales bien puede hablarse de un rechazo de la UEPC a la oferta paritaria que el Centro Cívico construyo junto a la cúpula del sindicato docente, si preferimos ceñirnos más estrictamente a los hechos, debemos decir el gremio desestimó la oferta por considerarla “insufi ciente”. La diferenciación, aun luciendo caprichosa, tiene efectos prácticos que no son menores. De haber rechazado lisa y llanamente la propuesta de El Panal, los docentes deberían haber elaborando una contraoferta dirigida a la Provincia. Al desestimar el ofrecimiento por “insuficiente”, el gremio no se ve obligado diseñar un nuevo acuerdo paritario para proponer a la Administración, sino que es ésta la que debe generar una propuesta superadora para ponerla a juicio del sindicato una vez más.
Este punto es el principal, pero no el único que se decidió ayer. Además UEPC resolvió impulsar, en la asamblea que Ctera realizará hoy, el paro para los días 6 y 7 de marzo y la adhesión al paro internacional de mujeres, fechado el viernes de la semana próxima. La seguidilla arrastraría el inicio del ciclo lectivo hasta la segunda semana de marzo, el lunes 11.

Adicionalmente, los días 11, 12 y 13 habrá asambleas de una hora por turno en todas las escuelas de la provincia para analizar el rumbo de las negociaciones y fijar un plan de lucha si las tratativas no avanzan. Para el 14 y 15 de marzo, los docentes convocarán a asambleas de delegados escolares y departamentales. Así las cosas, puede preverse que aún iniciando el 11 de marzo las clases tendrán un arranque accidentado, por lo menos durante la primera semana, de no mediar un acuerdo entre la Provincia y UEPC. El gremio docente toma nota de dos datos de contexto para endurecer su postura. El primero y más importante, la proximidad de las elecciones provinciales. Los meses previos a un test electoral son, para cualquier administración, los momentos de mayor vulnerabilidad. Y por lo tanto, momentos en que la Provincia tendrá un mayor interés en solucionar rápido cualquier conflicto. Incluso si esto implicara ofrecer una paritaria más dispendiosa.

En segundo lugar, los educadores de Córdoba atenderán a la situación que atraviesan las paritarias docentes en otras provincias. Y principalmente en el distrito mayor: Buenos Aires. Los docentes bonaerenses acaban de rechazar una nueva oferta de María Eugenia Vidal, y este, seguramente, será un factor de peso central en la asamblea que Ctera celebrará hoy. Finalmente, UEPC aprovechó para resaltar que no abandona reclamos previos. Por el contrario, sigue reclamando la apertura de la paritaria nacional docente, una nueva ley de financiamiento educativo, la continuidad y actualización del FONID (Fondo Nacional de Incentivo Docente), y la continuidad de los centros de formación docente. Oferta La oferta que los docentes rechazaron ayer y que el Centro Cívico buscaría ahora mejorar se compone de un aumento del 5 por ciento en febrero junto a la aplicación de una cláusula gatillo que, hasta junio, no estaría “atada” a la evolución de la recaudación provincial, quedando condicionada a ésta a partir del comienzo del segundo semestre. Adicionalmente, la provincia ofrecía a los docentes pagar, durante todo el año, un adicional de hasta 1.000 pesos por mes (no remunerativos) para contrarrestar –parcialmente- el poder adquisitivo perdido por los educadores durante 2018.

Recuérdese que la paritaria docente, como la del resto de los sindicatos públicos, terminó el año con un aumento total del 36 por ciento (más un bono de 5.000 pesos), mientras la inflación acumulada rozó los 47 puntos porcentuales, lo que significó una disminución del salario real de casi el 11 por ciento. Desde el Centro Cívico señalaron, al cursar esta propuesta, que el deber primordial de los funcionarios es cuidar de los recursos y la solvencia financiera de la Provincia, en un año en la que sus cuentas seguramente se verán menguadas por la crisis económica y la caída de los ingresos que Córdoba recibe por vía de coparticipación nacional.