Mestre tonificado, desafía a Macri (Cambiemos lo espera)

El Intendente se quejó de que las decisiones importantes las tome sólo la mesa chica del Presidente. Elevó la tónica de su discurso, mientras el sector que responde a Mario Negri, el PRO, Frente Cívico y CC-ARI esperan se confirme la gira presidencial antes de la interna.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

El mestrismo se mueve con seguridad. El presente marcado por la inminente interna asoma como el terreno perfecto para elevar el perfil, exponer rencores y ajustar cuentas pendientes. En una rueda de prensa, el intendente Ramón Mestre retomó algunos conceptos que ya había expresado, profundizó en los más polémicos y asumió como misión personal que la UCR ostente un lugar de protagonismo en las elecciones presidenciales de octubre.
“Yo voy a ser uno de los que va a ir a la Convención Nacional de la UCR a decir que no hay plan b, que hay que ratificar a Cambiemos; pero creo que el radicalismo tiene que tener un rol más activo”, reiteró, pero imprimiéndole énfasis en la misión que tomará, en lo que sigue, un carácter personal.
El precandidato a gobernador por Cambiemos se quejó de que no lo consulten a la hora de tomar decisiones. “Yo no quiero que resuelvan entre cuatro o cinco. ¿Cómo no nos van a llamar, no nos van a convocar, para discutir algunos temas trascendentes?”, cuestionó, al tiempo que advirtió que fueron unos pocos dirigentes del PRO quienes le pidieron que declinara su candidatura.
Mestre fundamenta su exigencia en el poder territorial de la fuerza que comanda a nivel local. Recordó que la UCR gobierna tres provincias, 460 municipios en todo el país, entre ellos, once capitales provinciales.
Seguidamente, comparó la interna local con la primaria nacional que terminó ungiendo a Macri como conductor en 2015. “Valoramos que el Presidente haya llevado adelante acciones contra las mafias y la lucha contra el narcotráfico, pero no lo desafiamos, nosotros queremos elegir nuestros candidatos aquí y a nivel nacional”, reiteró.
Y comparó: “El presidente nos ganó la elección, nosotros habíamos acompañado a Ernesto Sanz; pusimos 21.800 fiscales para que haya movilización y para que de esa manera obtenga el triunfo en el país, tal cual se dio. Ahora, de cara a las próximas elecciones, queremos fortalecer Cambiemos con la identidad del radicalismo. Pero dentro del radicalismo tenemos que tener una discusión”.
Cada movimiento de Mestre es una afrenta directa a esa Mesa Nacional de Cambiemos que no lo señaló como su candidato natural para medirse con el gobernador Juan Schiaretti el 12 de mayo. El radical no se apartará de su estrategia y buscará mostrarse, en cada momento, como el paladín de la UCR, mientras repite que Macri “es prescindente” en esta interna.
Claro que la Casa Rosada apostó por Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez, pero las reiteradas embestidas del mestrismo ubicaron a Macri en la línea de fuego. Como se señaló desde estas páginas, no tardará de cargarse en la cuenta del líder de Cambiemos el triunfo o derrota del Grupo Balcarce. La Pampa fue el precedente, Córdoba tendrá un valor agregado indiscutido.
Trascendió que el mandatario nacional desembarcaría en Córdoba momentos antes de la primaria de la entente. ¿Se tratará de un espaldarazo al Grupo Balcarce o la búsqueda expresa de incomodar al irreverente Mestre? Fuentes macristas y negristas aseguraron que la visita no estaba confirmada aún, pese a que fue publicada por Puntal en su edición de ayer, supuestamente porque visitaría Villa Nueva el 12 de mayo para una inauguración en la planta de Nestlé. De todas formas, reconocieron que la gira estaba planificada para las próximas semanas.