Mestre en campaña: Quiere instalar la salud de Schiaretti en la agenda electoral

“Estoy preocupado por la salud del gobernador. Nadie sabe qué pasa, nadie conoce qué sucede”, dijo el intendente radical y precandidato a gobernador de Cambiemos.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

El intendente capitalino y precandidato a gobernador por Cambiemos, Ramón Mestre, se muestra decidido a atender dos frentes políticos en simultáneo.
Por un lado, busca posicionarse como el paladín de la UCR dentro de la interna alianciasta dando claras señales de que jugará a fondo para ganar el próximo 17 de marzo; mientras que por el otro, trabaja también a todo vapor en la construcción de su perfil como principal opositor al gobernador Juan Schiaretti.
En definitiva, el primer propósito de imponerse frente a Mario Negri tiene como objetivo último subirse al ring para batallarle el poder provincial al jefe del peronismo cordobés.
Ayer Mestre jugó fuerte y Unión por Córdoba (UPC) decidió aplicarle la ley de hielo. La contra ofensiva del peronismo no será otra que dejar que el radical pegue trompadas al aire porque, según dejaron trascender, el gobernador Schiaretti no tiene previsto responder a ninguna de las interpelaciones del radical. Cómo máximo, algún ministro o funcionario podría salir a responder sobre algún tema específico pero, por ahora, la decisión es no darle cabida.
Ayer, luego de referirse a la realidad intramuros de los socios locales y de, incluso, mostrar signos de rebeldía para con el conductor de Cambiemos, el presidente Mauricio Macri (ver pág 4), Mestre disparó munición gruesa contra Schiaretti y su gobierno.
Dio pistas así sobre cuáles podrían ser los ejes sobre los que montará su campaña electoral: 1- la salud del gobernador; 2- la inseguridad provincial.
Sobre el primer punto, y frente a la prensa local, sembró dudas respecto a cuál es el verdadero estado de salud de Schiaretti, luego de que días atrás fuera sometido a una angioplastia y le colocaron cuatro stents.
Al respecto, el presidente del Comité Provincia de la UCR se despachó: “Hay una cuestión de hermetismo absoluto. Estoy preocupado por la salud del gobernador. Nadie sabe qué pasa, nadie conoce qué sucede. La verdad es que como cordobeses necesitamos conocer cómo está su salud, pero también hay temas que tiene que dar la cara. El narcoescándalo en Río Cuarto es muy grave. El tema de la inseguridad es muy grave. Es necesario que las autoridades provinciales den la cara”, apuntó.
Esas declaraciones cayeron muy mal en el Centro Cívico donde calificaron de “mal gusto” intentar subir a la agenda de campaña electoral un tema como la salud del mandatario provincial. Desde el entorno de Schiaretti despejan cualquier tipo de especulación contraponiendo frente a ello la intensa agenda de actividades que tiene el titular del Ejecutivo cordobés y que, dicen, seguirá manteniendo. De hecho, informaron que esta semana tiene previsto viajes en el interior para realizar inauguraciones.
La decisión del PJ cordobés por expresa orden de Schiaretti es no confrontar durante la campaña y que la propia gestión sea el señuelo con el que el peronismo intentará retener el poder provincial por sexto periodo consecutivo el próximo 12 de mayo.
Por otro lado, Mestre le pegó al gobierno de Unión por Córdoba por uno de los temas más sensibles para cualquier gestión, como es la inseguridad. Dijo que en Córdoba existe “una crisis de inseguridad” y exigió respuestas del Ejecutivo: “No llegan las respuestas sobre la inseguridad, el narcotráfico y la violencia en la provincia; tampoco llegan las explicaciones por parte del Ministro (Carlos Massei) y el Gobernador”. Desde el oficialismo, entienden que lo que existe en realidad es una “crisis económica” y responsabilizan a la Nación por ello, y recuerdan que el Gobierno de Córdoba decidió reforzar la partida social presupuestaria para contener a los sectores más vulnerables.
Por su parte, sobre ese tema también opinó el otro precandidato a gobernador de Cambiemos, Mario Negri, quien directamente le apuntó al ministro de Gobierno, Carlos Massei. “Massei cree que la inseguridad es un problema de los alienígenas y no de los cordobeses. No es una ironía, 20 años de Gobierno les hacen perder la visión de la realidad y creen que los problemas se meten debajo de la alfombra”, dijo ayer.
La campaña ya largó.