Inquieta a Macri tensa interna en Córdoba

La expectativa de la Casa Rosada está puesta en que las primarias de Cambiemos caiga por su presunta inviabilidad logística y los recursos económicos que exige. Mario Negri y Ramón Mestre están determinados a medir fuerza en una pulseada que será leída en clave nacional.

Por Yanina Passero
[email protected]

El intendente de Córdoba y precandidato a la gobernación, Ramón Mestre, pasó de exhibir sus vínculos con la Casa Rosada y con los referentes locales del macrismo a dibujar con sus dedos un tres, referencia explícita al número usado en las listas ejecutivas y legislativas de la UCR local. En el contexto nacional, encontró la veta para jerarquizar su intención política pese a que desde Balcarce 50 insisten con que el mejor posicionado en las encuestas es su rival interno, Mario Negri, quien además del respaldo de la Mesa Nacional de Cambiemos cuenta entre sus filas con los dirigentes de los partidos locales que completan la alianza: PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica-ARI.
El ADN levantisco de los radicales, en especial el de los cordobeses, comenzó agitarse. La experiencia exitosa en La Pampa los anima y promete un efecto dominó. Por caso, los correligionarios de Misiones expresaron ayer que plantearon al PRO la necesidad de dirimir en una interna el candidato a gobernador.
En la provincia limítrofe, Daniel Kroneberger (UCR) aplastó al macrista ungido por la Nación, el ex futbolista Carlos “Colorado” MacAllister. La noticia no quedó entre los límites de la pampa húmeda sino, por el contrario, obligó a los popes de Cambiemos a resolver, ya sin tiempo, la subestimación de los efectos colaterales de toda interna. Los ojos se posan sobre Córdoba.
El mestrismo se muestra absolutamente confiado en sus posibilidades. El Grupo Panal –como los bautizaron desde las filas que comparten Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez- comenzó la campaña mostrando a su referente como el paladín de la UCR de Córdoba. Jerarquizar el partido dentro de Cambiemos es la propuesta para movilizar el aparato el 17 de marzo, aunque pretenden despojarla de dramatismo cuando aclaran que toda acción persigue el crecimiento de Cambiemos. “La consigna de trabajo es el respeto, no vamos a poner en riesgo nuestra alianza”, resumían algunos dirigentes el mensaje de la cumbre mestrista de ayer en el hotel Holiday Inn.
La entente se defiende oralmente, aunque radicales de varios puntos del país olfatearon la oportunidad de mejorar su peso específico y el pedido de interna derramó, recientemente, sobre el presidente Mauricio Macri.
Primero fue la ministra de Seguridad Patricia Bullrich en acusar el golpe, luego su par de Interior, Rogelio Frigerio. El funcionario de alto perfil político sintió la necesidad de recordar que Macri es el conductor de Cambiemos y que buscará su reelección en octubre. La defensa retroalimenta el plan radical que tiene a Mestre como uno de sus fogoneros.
Es por eso que la primaria de Cambiemos en Córdoba adquirió un interés inusitado en la primera línea del gobierno nacional. Ya han tomado nota (tardíamente) del impacto del resultado en la provincia mediterránea porque se leerá en clave nacional. Los analistas no tardarán en verificar si puede hablarse de una tendencia manifiesta tras el triunfo de la UCR en La Pampa, o bien, la confirmación de la influencia del presidente sobre el electorado que bien supo responderle, incluso en momentos críticos.
Negri seguirá tendiendo puentes de diálogo con su rival, pero se supo que la Mesa Nacional de Cambiemos no lo dejará solo. Al plan “proactivo” que habían cerrado la semana pasada e incluía el respaldo presencial de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y la diputada Elisa Carrió, sumarán la estrategia “destructiva”.
La expectativa de la Casa Rosada está puesta en que la interna explote por su presunta inviabilidad logística y los recursos económicos que exige. Pero Negri y Mestre están determinados a medir fuerza. Macri sabe que el resultado de esa aventura se cargará en su cuenta, a pocos meses de su proyecto reeleccionista.

Negri prometió que Epec dará beneficios a comercios

El precandidato a gobernador de la UCR, Mario Negri, prometió que si es elegido gobernador “EPEC será administrada con austeridad, honestidad y transparencia” y que “los comercios y las PyMES que no generen picos de potencia serán beneficiados con una escala de tarifas decrecientes y descuentos en los cargos fijos y van a pagar menos mientras más consuman”.
“También vamos a adecuar las alícuotas y los topes de facturación de Ingresos Brutos para pequeños comerciantes y PyMEs de modo que sean progresivas y no se los excluya de las rebajas y de las exenciones. Este año se les mintió y la mayoría quedó al margen de las reducciones”, finalizó.
Negri recorrerá hoy las localidades de Capilla del Monte, La Falda y Cosquín y culminara el día con un plenario de dirigentes de la capital.