Para Justicia no hay delito, pero UNC dispondrá sanciones

El decano de Médicas, Rogelio Pizzi, precisó que ya se dispuso la suspensión por 30 días de cinco estudiantes (cuatro ayudantes rentados y uno no rentado) y un profesional adscripto (ad honorem), con retención de haberes en los casos respectivos.

El fiscal federal Gustavo Vidal Lascano decidió archivar la investigación que solicitó el rector de la UNC, Hugo Juri, sobre una serie de chats obscenos que luego de viralizaron en las redes sociales. Hubiera podido considerarse delito si los dichos contenidos en los chats fueran amenazas, coacción o extorsión, pero las expresiones no incurrieron en esos términos, explicó el funcionario judicial para dar sustento a su decisión.
El planteo era precisar si, al margen de lo desafortunado de esas expresiones que circularon en las redes, los hechos configuraban un delito, pero la resolución ha sido que no, explicó el fiscal federal. Indicó que tampoco se pudo identificar a las destinatarias de los chats, porque los mensajes eran sobre terceras personas que no fue posible ubicarlas, añadió.
No obstante la desestimación judicial, las autoridades universitarias, con el rector Hugo Juri y el decano Rogelio Pizzi a la cabeza, afirmaron que muy probablemente habrá sanciones administrativas, y muy severas, según han dejado trascender desde la casa de estudios.
Por lo pronto, el decano Pizzi precisó que ya se dispuso la suspensión por 30 días de cinco estudiantes (cuatro ayudantes rentados y uno no rentado) y un profesional adscripto (ad honorem), con retención de haberes en los casos respectivos. “El viernes todos están citados a declarar ante la oficina de Secretaría Legal y Técnica de la Facultad de Ciencias Médicas”, subrayo.
El problema se originó con el reinicio, en febrero, de la actividad académica e institucional de la UNC. Fue cuando comenzaron a circular por las redes sociales episodios propiamente escandalosos que se originaron en un grupo de WhatsApp de la cátedra de Anatomía Normal. Estos mensajes y las imágenes en las redes no fueron tomadas por los medios de comunicación porque van más allá de todos los límites para reproducirlos. Contienen, genéricamente, comentarios e imágenes sobre alumnas, en los que elogia torpemente su belleza.
“No habrá diferencias si es alumno o docente. Es una falta gravísima, más allá de lo que diga la Justicia, porque lesiona la dignidad de la Universidad. Médicas viene trabajando sobre estos temas, por lo que es incorrecto decir que vayamos a profundizar la vigilia. Desde 2015 tenemos módulos optativos (materias optativas dentro de la currícula de la Facultad) sobre políticas de género, es decir, mucho antes de que yo llegara al Decanato. Estas son decisiones institucionales de Médicas, más allá de quién es el decano de turno”, dijo con firmeza Pizzi.
En su momento, el rector se mostró con reflejos y llevó personalmente ante la Justicia Federal el pedido de investigación. Es comprensible que Juri, docente de esa Facultad, reaccionara de esta manera ante un tema tan guarro, independientemente, incluso, de las complicaciones que traen este tipo de asuntos en vísperas electorales.
“Aunque no haya delito, nosotros vamos a hacer un sumario porque esto ha afectado el buen nombre de la UNC, de la educación argentina y de los cordobeses”, había dicho ya el rector al presentarse en Tribunales Federales. “Si es alguien del personal de la Universidad que no es concursado, se le hará el sumario correspondiente, y si es concursado, se instruirá un juicio académico”, sostuvo.