Conflicto de intereses diluye ensayo Avilés-Méndez

La propuesta progresista impulsada por el Partido Socialista y el vecinalismo, entre otros sectores, que imaginaba una oferta electoral propia con el intendente de Carlos Paz y el concejal jugando en provincia y municipio respectivamente, quedó freezada. Ambos dirigentes quieren competir pero en el tramo a gobernador.

El 13 de marzo será la primera parada que permitirá ir configurando cómo quedará el tablero electoral final rumbo al 12 de mayo. Ese día, vencen los plazos para inscribir las alianzas y, por ende, se sabrá qué otros jugadores se anotarán para la carrera rumbo al Panal.
Si bien Cambiemos y Unión por Córdoba (UPC) tienen todas las fichas para convertirse en las dos principales fuerzas que monopolizarán la tensión ese día, son varios los que pretenden terciar en la pulseada provincial.
Mientras el kirchnerismo cordobés teje a contrarreloj una alternativa propia con la idea de que, si efectivamente juega, pueda lograr una marca electoral superior al 10% de lo cosechado en las últimas legislativas, otros sectores de la canasta progresista hacen lo propio.
Desde hace tiempo el Partido Socialista (PS) cordobés trabaja para lograr un ensamble progresista con la idea de llegar a mayo con una propuesta que contenga dirigentes de distintos sectores.
Este sector encuentra su paraguas nacional en el espacio que comanda Miguel Lifschitz que, a su vez, impulsa a Roberto Lavagna como el candidato presidencial que intentan ubicar dentro del mapa del Peronismo Federal. Pero como los tiempos de la contienda nacional son otros, por ahora, el desafío del PS pasa por intentar forjar un espacio local que le ponga un tapón en las urnas a Cambiemos.
Por eso, junto al vecinalismo, el GEN, Libres de Sur, se vienen juntando para buscar coincidencias programáticas que puedan alimentar un mismo proyecto que luego se referencie electoralmente.
Hace algunas semanas, el presidente del PS, Matías Chamorro, logró una foto que concentró las miradas del Centro Cívico pero sobre todo generó especial atención de los aliados cambiemitas: el intendente de Carlos Paz Esteban Avilés, con el concejal capitalino Tomás Méndez. La imagen generó todo tipo de suspicacias y aventuró la posibilidad de que el tándem se anotara en la disputa provincial y municipal.
Sin embargo, ese ensayo quedó diluido, al menos por ahora, por una colisión de intereses. Según se supo ambos tienen intenciones de competir en el tramo a gobernador cuando en realidad la apuesta era que el carlospacense vaya en ese renglón y el periodista ex ADN compitiera rumbo al Palacio 6 de Julio.
Frente a este panorama, el PS sigue en carrera para intentar forjar el espacio vecinalista que viene trabajando junto a Avilés y que, ahora, debiera encontrar alguna figura de peso para subir al ring municipal. El socialismo conversa con la legisladora Liliana Montero y también con el periodista Beto Beltrán; si bien por ahora no hay nada cerrado, las negociaciones siguen adelante.

Alternativa progresista y federal
El miércoles de la próxima semana, habrá un encuentro progresista en Buenos Aires que nucleará a dirigentes y referentes de todo el país, entre ellos, el gobernador santafesino. El propósito es generar un espacio amplio de reflexión sobre la situación de Argentina y continuar la construcción de un tercer espacio progresista y federal que tome como experiencia la provincia de Santa Fe y la ciudad de Rosario.
De allí se espera alguna definición que luego podría tener alguna réplica en Córdoba. Lo cierto es que por ahora, las negociaciones con Avilés siguen y el PS espera tomar alguna resolución en breve. El reloj apura y marca como fecha tope el 13 de marzo.