El juego del Suoem y los CPC en la elección municipal

Las distintas agrupaciones que integran la lista Verde se preparan para una probable convivencia con el peronismo en el Palacio 6 de Julio.

Por Felipe Osman

Por primera vez en más de cincuenta años el peronismo tiene chances ciertas de hacerse con el control del Palacio Municipal. Y esta expectativa no sólo produce efectos puertas adentro del PJ, donde ya se ultiman detalles para encolumnar a toda la tropa detrás de Martín Llaryora. También actúan en consecuencia aquellos que, sin ser justicialistas, imaginan su futuro bajo las órdenes de un intendente peronista.
Tal es el caso, por ejemplo, de un actor central en la vida del Palacio 6 de Julio: el Suoem. Después de 33 años bajo la conducción de Rubén Daniele, el sindicato municipal atraviesa momentos de crisis. Beatriz Biolatto, a cargo de la Secretaría General del gremio en virtud de una “regencia” que Daniele le ha encomendado, sufre cuestionamientos en su frente interno por parte de aquellos que pretenden disputarle poder de mando y esperan sucederla en el cargo. Hasta ahora, los anotados son Daniel “Chiquito” Fernández e Ignacio Cedrón.
Los dos referentes de la lista Verde presiden, a la vez, las dos principales agrupaciones sobre las cuales la lista Verde se sustenta: la “Agrupación Rubén Daniele”, bautizada así por Fernández en un alarde de obsecuencia, y la lista radical, que lidera Ignacio Cedrón.
Fernández (juecista) pretende llegar a la Secretaría General del Suoem ungido por Daniele, algo que resulta poco probable a la luz de que Biolatto fue la elegida por el histórico capolista de la Verde para sentarse en su trono.
Cedrón, en tanto, trabaja para ampliar su base de sustentación e invita a sumarse a su espacio a delegados de extracción peronista o que tengan buenas relaciones con el olguismo. En otras palabras, espera abrir vías de comunicación con el espacio político que –por ahora- cuenta con mayores chances de desembarcar en el Palacio Municipal en las próximas elecciones.
Al margen de estas dos agrupaciones nucleares, existe la intención de un grupo de delegados “sub 40” de armar una nueva agrupación para discutirle el poder a la lista Verde. “El Suoem –entienden- necesita un cambio generacional, porque la actual conducción ya es vieja”. Más de la mitad de la lista se acerca o ya superó la edad jubilatoria y “le debe demasiados favores a la Administración”, explican.
Como indicio de estos “compromisos” que existirían entre algunos integrantes de la conducción del gremio y la Administración, señalan el rol pasivo que Daniel Fernández (secretario adjunto) y Raúl Díaz (secretario gremial) habrían adoptado frente a la descentralización de las Áreas Operativas dispuesta por el Departamento Ejecutivo. Muchos municipales les reclaman no haber resistido esta iniciativa desde un principio; otros, no haber negociado con la Administración términos más convenientes para el sindicato en la implementación de la descentralización.
Pero el Suoem no es el único preocupado por el posible cambió de mando en la Municipalidad. Algunos directores de los CPC también empiezan a pensar en qué les deparará el futuro si Unión por Córdoba termina triunfando en la elección municipal del 12 de mayo próximo.
Delegados del gremio municipal apuntan que los directores de cada CPC también buscan “acomodar el cuerpo” y abrir vías de diálogo con el peronismo, y lo hacen apostando a varias listas en las elecciones de los centros vecinales más importantes. ¿Cómo? Ofreciendo cargos a militantes de distintos partidos que se presentan a estas elecciones.
Destacan, como caso emblemático, al de Adrián Lo Presti, director del CPC Ruta 20, quien habría designado como Jefe de División de Promoción Social a Hugo Bustamante, un hombre estrechamente vinculado al PJ capital.