Camilo Nicolás: “A través de nuestro humor intentamos mostrar los avances de la sociedad”

Críado en una familia radical y con algunas materias para convertirse en abogado, Camilo se convirtió uno de los grandes referentes del nuevo humor cordobés en la actualidad.

Por Ariel Bogdanov

Con un show renovado, Camilo Nicolás y su inseparable coequiper Nardo Escanilla, volvieron a apostar a Villa Carlos Paz con un espectáculo que los tiene como figuras centrales en el Teatro del Sol. Transformado en referente del nuevo humor cordobés, Camilo dialogó con ALFIL acerca de los desafíos que implica hacer humor en época de profundos cambios socioculturales. Además comentó como es la relación con su padre, el exsenador, actual legislador y referente del radicalismo cordobés, Miguel Nicolás.
“Venimos muy bien, estamos con localidades agotadas ahí en el teatro y con un público que se divierte durante todo el show, lo que todo artista desea al hacer humor”, resaltó.
Este año, además del Bomba Allende, la dupla incorporó a la cantante Magalí Olave. “Magalí es una gran referente dentro del cuarteto y nos parecía que incorporar una mujer que cante cuarteto nos parecía muy acertada y de hecho los resultados nos muestra que fue un acierto. La gente se emociona con la parte que le canta a su madre, y luego suben el ritmo y el público termina aplaudiendo y bailando de pie. Ese es uno de los secretos de este show, el hecho de que el espectador no para un momento”, agregó.

-¿Es difícil hacer humor en este momento?
A nosotros no nos resultó muy difícil, adentro del show tenemos unas bajadas de línea en las cuales mostramos los avances de la sociedad en cuanto a feminismo, y en cuanto a buscar la igualdad entre el hombre y la mujer, y la gente lo toma con súper naturalidad. Lejos de pensar que hay cosas que no podemos hablar, creemos que hay formas de decirlo. Hablamos del piropo, que es una forma elegante de decirle al acoso callejero y hacemos una pequeña bajada de línea al respecto y explicamos que ningún hombre tiene derecho a decirle algo a una mujer cuando capaz no tiene ganas de escucharlo y sobre eso nos reímos. Entonces la gente dice: “ah, mirá, es por ahí la cosa”.

-¿Las redes sociales siguen siendo clave en la difusión de sus shows?
Estamos en un período de transición. Las plataformas para hacer publicidad han cambiado y nosotros estamos más metidos que otros. Nuestra forma de promocionar no es tanto en la calle, con panfleteros o movidas así, sino que hacemos nuestras movidas en redes y tenemos mucha más repercusión tal vez con menor costo. Además podemos ver a cuantos le llegó, a quién, cómo reaccionaron y con la publicidad tradicional eso no pasa.

-¿Cómo te llevás con la política?
A mí me gusta la política, mame mucho la política desde chico, pero también la he sufrido como hijo. La ausencia, la exposición y todo lo que genera la política, no sé si me gustaría exponer a un hijo eso. Yo en la época de elecciones iba a los colegios, hacía de fiscal general, iba a los actos, cantaba, andaba con los redoblantes, cosas que se usaban en las campañas de antes.

-¿Te gustaría hacer política en algún momento?
Hoy no porque me apasiona hacer humor y estoy abocado a esto, con lo que me siento muy cómodo. A mí me quedaron ocho finales por rendir y fue motivo de una charla profunda con mi viejo respecto a que iba hacer. Él me apoyó mucho con mis decisiones de vida y hoy su apoyo es fundamental al punto que de 12 funciones que hemos hecho, creo que él y mi vieja vinieron a 10.